Transporte

Cambiar de idioma
Página Última modificación 21/08/2019
5 min read
El transporte desempeña un papel esencial en la sociedad y en la economía. Contar con un sistema de transporte eficiente y accesible es clave para nuestra calidad de vida. Al mismo tiempo, el transporte es una fuente principal de presiones medioambientales en la Unión Europea (UE) y contribuye al cambio climático, a la contaminación atmosférica y al ruido. También ocupa grandes franjas de terreno y contribuye a la expansión urbana descontrolada, a la fragmentación de los hábitats y al sellado de las superficies.

El transporte consume una tercera parte de toda la energía final en la UE. La mayor parte de esta energía procede del petróleo, lo que significa que el transporte es responsable de una gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE y contribuye significativamente al cambio climático. Mientras que la mayoría de los demás sectores económicos, por ejemplo, la producción de energía y la industria, han reducido sus emisiones desde 1990, las emisiones del transporte han aumentado. Actualmente, éstas representan más de una cuarta parte de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE. Por el momento, no se aprecia una inversión de esta tendencia, lo que convierte al sector del transporte en un obstáculo importante para cumplir los objetivos de la UE en materia de protección del clima. Los coches, las furgonetas, los camiones y los autobuses producen más del 70 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero procedentes del transporte. El resto procede principalmente del transporte marítimo y aéreo.

El transporte sigue constituyendo también una fuente importante de contaminación atmosférica, especialmente en las ciudades. Los contaminantes atmosféricos, como las partículas (PM) y el dióxido de nitrógeno (NO2), son nocivos para la salud humana y para el medio ambiente. Aunque la contaminación atmosférica provocada por el transporte ha disminuido durante la última década debido a la introducción de normas que regulan la calidad del combustible, las normas europeas sobre emisiones de vehículos y el uso de tecnologías más limpias, las concentraciones de contaminantes atmosféricos siguen siendo demasiado elevadas.

La contaminación acústica es otro problema medioambiental importante relacionado con el transporte con efectos sobre la salud. El tráfico por carretera es la fuente de ruido más habitual, con más de 100 millones de personas afectadas por unos niveles acústicos nocivos en los países miembros de la AEMA. El tráfico aéreo y los ferrocarriles son también importantes fuentes de contaminación acústica.

Además, las infraestructuras de transporte tienen un importante impacto sobre el paisaje ya que dividen las zonas naturales en áreas pequeñas, con graves consecuencias para la fauna y la flora.

Políticas de la UE

Reducir los efectos adversos del transporte es uno de los principales objetivos políticos de la UE. Las principales líneas de actuación consisten en desplazar el transporte hacia modalidades menos contaminante y más eficientes, hacer uso de tecnologías de transporte, combustibles e infraestructuras más sostenibles y garantizar que los precios del transporte reflejen plenamente los efectos adversos en el medio ambiente y en la salud.

Los documentos estratégicos de la UE se centran en la descarbonización del transporte. La estrategia  de la Comisión Europea de 2018 ‘Un planeta limpio para todos: la visión estratégica europea a largo plazo para una economía próspera, moderna, competitiva y climáticamente neutra persigue el objetivo de trazar el rumbo para la transición hacia las «cero emisiones netas» de gases de efecto invernadero en el conjunto de la UE en el horizonte de 2050. Por lo que respecta al transporte, subraya la necesidad de un enfoque basado en sistemas, hace hincapié en la importancia de la transición a modalidades con bajas emisiones de carbono y vehículos de emisión cero, subraya el papel central de la electrificación y de las fuentes renovables de energía, e impulsa la mejora de la eficiencia operativa. También exige una mejor planificación urbana y la materialización de todos los beneficios del transporte público. Del mismo modo, a partir de 2016, la Estrategia europea a favor de la movilidad de bajas emisiones ha definido un sistema de transporte más eficiente, el rápido despliegue de combustibles con bajo nivel de emisiones y la transición hacia vehículos de bajas emisiones o de emisión cero como áreas prioritarias de actuación.

Asimismo, la legislación de la UE aborda directamente los efectos del transporte sobre el medio ambiente y la salud estableciendo normas vinculantes. Estas normas incluyen límites de emisiones para coches, furgonetas, camiones y autobuses, requisitos específicos para combustibles de transporte así como mapas de ruido y planes de acción de gestión del ruido para grandes infraestructuras de transporte, tales como los aeropuertos.

Actividades de la AEMA

La AEMA recoge y publica datos sobre todos los coches y furgonetas nuevos matriculados en Europa, de conformidad con lo dispuesto en los Reglamentos (CE) n.° 443/2009 y (UE) n.° 510/2011. Estos datos son necesarios para evaluar la eficiencia de la nueva flota de vehículos e incluyen información sobre las emisiones de CO2 y peso del vehículo. En el futuro, la recogida de datos incluirá también a camiones y autobuses. La AEMA recoge también datos del inventario nacional de gases de efecto invernadero y contaminantes atmosféricos de sus países miembros, que ofrecen información importante sobre la contribución del transporte al cambio climático y a la contaminación atmosférica en Europa. Por otra parte, la AEMA gestiona el proceso de presentación de informes en el marco de la Directiva 98/70/CE relativa la calidad de la gasolina y el gasóleo, que impone requisitos a los proveedores de combustible para reducir la intensidad de los gases de efecto invernadero del combustible suministrado para el transporte por carretera.

Otra actividad importante de la AEMA es el Mecanismo de Información sobre Transporte y Medio Ambiente (TERM por sus siglas en inglés). A través de este mecanismo, la AEMA realiza un seguimiento del desempeño medioambiental del transporte en Europa. El TERM se basa en un conjunto de indicadores que se utilizan para medir el progreso hacia el cumplimiento de los objetivos políticos relacionados con el transporte. La AEMA publica asimismo un informe anual sobre la evolución actual del sector del transporte que se centra en un tema diferente cada año. La investigación de la contribución del transporte a la contaminación acústica es también una de las tareas de la AEMA.

Contenido relacionado

Publicaciones relacionadas

Véase también

Acciones de Documentos
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos: