El agua y el medio marino

Cambiar de idioma
Página Última modificación 19/12/2017
9 min read
Toda la vida en nuestro planeta (incluidos nuestros ecosistemas, la sociedad y la economía) depende del agua. Los ecosistemas marinos y de agua dulce desempeñan numerosas funciones vitales:
  • filtran, diluyen y almacenan el agua;
  • evitan inundaciones;
  • mantienen el equilibrio climático a escala local y mundial;
  • salvaguardan la diversidad biológica.

Ambos ecosistemas proporcionan una amplia gama de bienes y servicios, además de recursos naturales, medios para el comercio y el transporte y oportunidades de ocio. Para proteger estos beneficios es preciso adoptar una perspectiva igualmente amplia. Las políticas relativas al agua y al medio marino han de integrarse con las que se formulan en materia de adaptación al cambio climático y diversidad biológica. También deben integrarse en las políticas de los distintos sectores afectados, como la agricultura, el turismo, la energía y el transporte.

Los recursos de agua dulce de Europa están sometidos a una presión cada vez mayor, y sus mares y zonas costeras se han visto alterados sustancialmente por la actividad humana a lo largo de los siglos. Esta evolución ha provocado cambios medioambientales en los ecosistemas costeros y marinos, como la contaminación de las aguas y la eutrofización (o acumulación de nutrientes), la pérdida de diversidad biológica, el deterioro del paisaje y la erosión de la costa.

Presiones como las que ejercen el uso del suelo, la captación de aguas y el cambio climático pueden alterar el régimen natural de los caudales de las masas de agua. Asimismo, en algunas regiones, el consumo de agua sobrepasa a menudo la disponibilidad de este recurso, lo que se traduce en situaciones de «tensión hídrica». Debemos mejorar la utilización y la gestión de nuestros recursos marinos y de agua dulce si queremos seguir disfrutando de los servicios vitales que nos ofrecen los ecosistemas acuáticos.

Proteger los recursos marinos y de agua dulce (y garantizar su calidad ecológica) representa una piedra angular de la política medioambiental de la UE. La Directiva marco sobre el agua (DMA), adoptada en 2000, y la Directiva marco sobre la estrategia marina (DMEM) de 2008 constituyen marcos para la gestión del conjunto de ecosistemas acuáticos. Establecen el objetivo de lograr un buen estado ambiental de nuestros recursos marinos y de agua dulce mediante la aplicación de un enfoque holístico o ecosistémico.

Las aguas europeas están mucho más limpias hoy que hace 25 años gracias a la inversión en sistemas de tratamiento de aguas residuales para reducir la contaminación derivada del tratamiento de las aguas residuales urbanas. No obstante, el objetivo de la DMA para 2015 se alcanzó únicamente en el 53 % de las masas de agua superficiales de Europa. El resto se encuentra aún en un estado ecológico deficiente (River Basin Management Report 2012 (Informe sobre la gestión de cuencas fluviales de 2012).

Pese a las grandes mejoras en el tratamiento de las aguas residuales, la reducción de la sobreexplotación pesquera y la mayor cobertura de las áreas marinas protegidas, la consecución de los objetivos para 2020 de la DMEM relativos al buen estado ambiental del medio marino sigue siendo un reto.

 

Políticas de la UE

Proteger los medios acuáticos y marinos de la UE, sus recursos y ecosistemas, frente a la contaminación, la excesiva captación de aguas y los cambios estructurales, exigirá una acción coordinada a escala de la UE.

La DMA proporciona un marco para la protección y gestión de las aguas en la UE. En 2010, los Estados miembros de la UE publicaron 160 planes hidrológicos de cuenca para el período 2009-2015, con el objetivo de proteger y mejorar el medio acuático. En 2016/2017, se puso fin al segundo conjunto de planes hidrológicos de cuenca para el período 2016-2021.

En 2012, La Comisión Europea publicó el Plan para salvaguardar los recursos hídricos de Europa (COM(2012)673). Se centra en las medidas políticas que mejorarán la aplicación de la legislación de aguas vigente, y en la integración de los objetivos de la política de aguas en otras políticas. El Plan se basa en las políticas hidrológicas relacionadas con la eficiencia de los recursos hídricos y su gestión sostenible en el mismo marco temporal que la Estrategia Europa 2020 hasta 2050.

Además de la DMA y el Plan citado, se han adoptado cuatro directivas sobre los recursos hídricos para garantizar su buen estado en Europa:

La Directiva sobre inundaciones (2007/60/CE), además de fomentar el desarrollo de planes de gestión de riesgo de inundación, apoya significativamente los objetivos de la DMA.

La DMEM, con el respaldo de la DMA y las Directivas de protección de los hábitats y las aves, constituye una respuesta completa e integrada, basada en los ecosistemas y destinada a procurar un buen estado medioambiental en lo que respecta a numerosos aspectos medioambientales específicos.

Conforme a lo dispuesto en la DMEM, en 2012 se implementaron tres medidas importantes relativas a su aplicación: (1) Los Estados miembros presentaron los informes sobre la evaluación inicial del estado medioambiental de sus aguas marinas (artículo 8 de la DMEM); (2) los Estados miembros definieron lo que significa el «buen estado ambiental» (BEA) para las aguas marinas en cada región o subregión marina afectada (artículo 9 de la DMEM); y (3) los Estados miembros establecieron los objetivos medioambientales y los indicadores asociados para la consecución del BEA en 2020 (artículo 10 de la DMEM).

Otras políticas de la UE relevantes a nivel de medioambiente marino y que ofrecen una mejora de la coordinación entre las distintas áreas de la formulación de políticas son la política marítima integrada (PMI), la gestión integrada de zonas costeras (ICZM), la Directiva sobre planificación espacial marina (2014/89/EU) y la política pesquera común (PPC).

Las aguas europeas no son motivo de preocupación únicamente para la UE. Durante décadas, se ha desarrollado una intensa cooperación regional e internacional mediante las siguientes organizaciones y convenios:

La estructura de la red Eionet de la AEMA también proporciona una base sólida para el establecimiento de una política y unos marcos de implementación armonizados entre los países miembros de la AEMA no pertenecientes a la UE y los países vecinos. 

 

Actividades de la AEMA

La misión de la AEMA es ofrecer información actual, específica, relevante y fiable sobre cuestiones relacionadas con el agua y el mar. A tal efecto, cuenta con el apoyo del European Topic Centre on Inland, Coastal and Marine waters (ETC/ICM) (Centro Temático Europeo para las Aguas Continentales, Marinas y del Litoral).

La AEMA da apoyo a la Comisión Europea en la aplicación y evaluación de las políticas hidrológicas y marítimas de la UE vigentes o en preparación. Contribuye a aportar conocimientos sobre la conservación, resiliencia y restauración de los ecosistemas hídricos y marinos europeos. De esta manera, se genera una base sólida para la formulación de políticas constituida por informes, datos, indicadores y evaluaciones, disponibles en la página web de la AEMA y las plataformas de información WISE-Freshwater y WISE-Marine.

El Sistema de Información sobre el Agua para Europa (WISE) es una asociación constituida por la Comisión Europea (la Dirección General de Medio Ambiente, el Joint Research Centre y Eurostat) y la AEMA. WISE es un portal de acceso al conocimiento sobre aguas continentales. El Centro de datos sobre el agua, que constituye una parte importante de WISE, facilita datos e información recolectados por las instituciones de la UE para diversas partes interesadas. A través de los visores y mapas interactivos de WISE, puede accederse a una gran cantidad de información presentada en su contexto geográfico.

WISE-Marine se desarrolla como un portal en línea de intercambio de información relativa al medio marino a escala de la UE. Se enfoca en el estado del medio marino a escala europea, lo cual se complementará con otras iniciativas similares de ámbito regional y nacional, como los convenios marinos regionales y los sistemas de información marina de los Estados miembros. WISE-Marine facilitará datos e información con arreglo a estándares comunes, y contribuirá a la mejora de la toma de decisiones relativas a la conservación y el uso sostenible del medio marino.

Además de los informes sobre el estado del medio ambiente de la AEMA, que se publican cada cinco años, la Agencia publica también informes temáticos que evalúan el estado de las aguas y del medio marino europeo: State of Europe’s seas (2015) (El estado de los mares de Europa), European bathing water quality (2016, 2017) (Calidad de las aguas de baño en Europa), Seafood in Europe (2016) (Los alimentos marinos en Europa), Rivers and lakes in European cities (2016) (Ríos y lagos de las ciudades europeas), European water policies and human health (2016) (Políticas hidrológicas europeas y salud humana), The Arctic environment (2017) (El medio ambiente ártico) y un Informe sobre el Estado del Agua (2017).

Los informes de la AEMA abordan aspectos fundamentales del agua para la formulación de políticas, como la eficiencia y la economía de recursos, el estado ecológico y químico, la hidromorfología (o las características físicas de las masas de agua), la vulnerabilidad y la biodiversidad .

El ETC/ICM también publica informes técnicos que se encuentran disponibles en su página web.

Perspectivas

La AEMA seguirá proporcionando información y evaluaciones, y hará mayor hincapié en un enfoque ecosistémico y de gestión sostenible del agua y de los mares europeos. WISE seguirá albergando la base de conocimiento necesaria para realizar un seguimiento de los progresos de Europa hacia el logro de un buen estado ambiental en sus medios marinos y de aguas continentales.

Enlaces relacionados

 

Contenido relacionado

Datos relacionados

Publicaciones relacionadas

Véase también

Geographic coverage

Acciones de Documentos
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos: