Mitigación del cambio climático

Cambiar de idioma
Página Última modificación 03/02/2017
El cambio climático es una realidad: las temperaturas están aumentando, la distribución de las precipitaciones se está modificando, los glaciares y la nieve se están derritiendo y el nivel medio del mar está subiendo. La mayor parte del calentamiento se debe muy probablemente al aumento observado en las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero derivadas de las emisiones procedentes de las actividades humanas. Para mitigar el cambio climático, debemos reducir o eliminar estas emisiones.

Con el fin de evitar las repercusiones más graves del cambio climático, los países firmantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) acordaron limitar el aumento de la temperatura media mundial con respecto a la época preindustrial a menos de 2 °C. Para lograr este objetivo, será necesario que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero alcancen su nivel máximo lo antes posible y que empiecen a reducirse a partir de ese punto. Las emisiones globales deberían reducirse en un 50 % con respecto a los niveles de 1990 de aquí al año 2050, y alcanzar la «neutralidad de carbono» antes de final de siglo. La Unión Europea apoya el objetivo de la CMNUCC y, para 2050, tiene intención de haber reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero entre un 80 y un 95 % con respecto a los niveles de 1990. Estos altos niveles de reducción de las emisiones tienen en cuenta la menor reducción necesaria aplicable a los países en desarrollo.

Introducción

Los gases de efecto invernadero se emiten como resultado de procesos naturales y de actividades humanas. El gas de efecto invernadero de origen natural más abundante en la atmósfera es el vapor de agua. Sin embargo, las actividades humanas liberan grandes cantidades de otros gases de efecto invernadero, lo que supone un incremento de las concentraciones atmosféricas de esos gases, que a su vez amplifican el efecto invernadero y el calentamiento global. Las fuentes principales de gases de efecto invernadero antropogénicos son las siguientes:

  • la combustión de carburantes fósiles (carbón, petróleo y gas) para la generación de electricidad, el transporte, la industria y los hogares (CO2);
  • la agricultura (CH4) y cambios de los  usos del suelo como la deforestación (CO2);
  • los vertidos de residuos (CH4);
  • la utilización de gases fluorados industriales.

Políticas de la UE

Varias iniciativas de la Unión Europea tienen como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Tras haber logrado sus objetivos en virtud del Protocolo de Kioto para el período 2008-2012, la UE adoptó un objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2020 cifrado en un 20 % por debajo de los niveles de 1990. Para lograr este objetivo —uno de los principales de la estrategia Europa 2020— se estableció un límite para el régimen de comercio de derechos de emisión (ETS) de la UE y objetivos nacionales individuales relativos a las emisiones en sectores no cubiertos por el EU ETS en virtud de la Decisión de «reparto del esfuerzo». Asimismo, la UE ha adoptado legislación encaminada a aumentar el uso de energías renovables como la eólica, la solar, la hidroeléctrica y la biomasa y para mejorar la eficiencia energética de una amplia gama de equipos y aparatos domésticos. La UE también tiene como objetivo apoyar el desarrollo de tecnologías de captura y almacenamiento de carbono para atrapar y almacenar el CO2 emitido por las centrales eléctricas y otras grandes instalaciones.

En el marco de sus políticas sobre cambio climático y energía, la UE se ha comprometido a reducir en 2030 las emisiones en su territorio en al menos un 40 % con respecto a los niveles de 1990. Se trata de un objetivo vinculante. La Unión Europea de la Energía, que pretende garantizar que Europa disponga de una energía segura, asequible y respetuosa con el cambio climático, comparte dicho objetivo.

Actividades de la AEMA

La AEMA informa sobre el cambio climático y apoya así la aplicación del Protocolo de Kioto en la UE, la evaluación de las políticas de la Unión y el desarrollo de estrategias a largo plazo para atenuar el cambio climático. La información de la AEMA —datos, indicadores, evaluaciones y proyecciones— se centra en tendencias, proyecciones y políticas y medidas en materia de emisiones de gases de efecto invernadero en Europa.

La AEMA colabora estrechamente con la Comisión Europea (DG Acción por el Clima, DG Centro Común de Investigación, Eurostat), con expertos de su Centro Temático Europeo sobre la Atmósfera y la Mitigación del Cambio Climático (ETC/ACM) y con su red de países (Eionet).

Entre sus actividades y productos principales cabe destacar el Inventario anual de gases de efecto invernadero de la Unión Europea y la evaluación anual de los avances de la Unión Europea y de los países con respecto a sus objetivos sobre cambio climático y energía.

La AEMA es el centro europeo de datos sobre emisiones de gases de efecto invernadero. También mantiene una base de datos sobre políticas y medidas de atenuación del cambio climático.

Enlaces relacionados

Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

Dirección General de Acción por el Clima de la Comisión Europea

Centro Temático Europeo sobre la Atmósfera y la Mitigación del Cambio Climático

 

Geographic coverage

Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
 
 
 
 
 
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100