Transiciones hacia la sostenibilidad

Cambiar de idioma
Página Última modificación 21/01/2019
En su quinto informe anual, SOER 2015, la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) concluyó que, a pesar de las mejoras logradas a lo largo de los últimos decenios, las perspectivas medioambientales en Europa son preocupantes. La globalización y el carácter sistémico de los problemas medioambientales conllevan que el logro por parte de la UE de los objetivos de sostenibilidad a largo plazo precisará de la introducción de cambios fundamentales en los pilares de nuestros sistemas sociales, concretamente en los relacionados con la alimentación, la energía, la movilidad y el urbanismo.

El logro de tales transiciones requerirá mucho más que mejoras que logren un incremento gradual de la eficiencia. Exigirá, en lugar de ello, unos cambios profundos y a largo plazo en las prácticas, políticas y formas de pensar predominantes, lo que a su vez precisará de nuevos conocimientos. Significará superar el «cortoplacismo» que actualmente domina el pensamiento político y económico y sustituirlo por unas perspectivas mundiales, integradas y a largo plazo.

Introducción

Los llamamientos a una transformación fundamental de los sistemas sociales en Europa suponen el reconocimiento de la magnitud de los cambios necesarios para lograr la sostenibilidad a largo plazo y del carácter sistémico del desafío. «Megatendencias» globales tales como la difusión de las pautas de consumo occidentales y la demanda de recursos que lleva asociada están imponiendo una carga cada vez mayor sobre los ecosistemas. La conciliación del crecimiento proyectado de la economía mundial con los límites del medio ambiente solo podrá lograrse a través de la introducción de cambios fundamentales en los sistemas básicos de producción y consumo. Sin embargo, siguen existiendo importantes obstáculos para lograr estos cambios, ya que los sistemas que causan una gran proporción de nuestras presiones ambientales también están vinculados de forma compleja a determinados beneficios e intereses, tales como puestos de trabajo, inversiones, estilos de vida y valores. Cualquier intervención es, por lo tanto, susceptible de dar lugar a complicadas e inciertas consecuencias que generen la resistencia de aquellos que tengan que asumir los costes.

La investigación en este ámbito está experimentando un rápido crecimiento y se está dirigiendo a las fuerzas globales que exigen transiciones, la modificación de las características y del funcionamiento de los sistemas fundamentales y la adopción de procesos y medidas de gobernanza que puedan catalizar y dirigir el cambio sistémico. En la bibliografía en la materia se destaca la importancia no solo de las tecnologías innovadoras sino, asimismo, de nuevas prácticas y comportamientos que se fundamenten en cambios de creencias y valores. La complejidad y la incertidumbre de un cambio sistémico también apuntan a la necesidad de definir una mezcla de políticas cuidadosamente formuladas y estilos de gobernanza abiertos y adaptables. Reconociendo que gran parte de los conocimientos necesarios para abordar los complejos desafíos del siglo XXI se hallan dispersos en la sociedad, los gobiernos habrán de dirigirse a las empresas y a la sociedad civil como interlocutores activos.

Políticas de la UE en la materia

El Séptimo Programa de Acción en Materia de Medio Ambiente de la UE incluye la visión de que

«en 2050, viviremos bien, respetando los límites ecológicos del planeta».

Como se explica en dicho documento y en otras políticas de la UE, materializar esa visión requerirá la adopción de cambios profundos en los sistemas de producción y consumo. Por ejemplo, la Hoja de ruta hacia una economía baja en carbono establece el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80 % en 2050, mientras que la Estrategia sobre la economía circular establece como objetivo la consecución de importantes mejoras en la reducción de los residuos y de su gestión para el año 2030. A nivel mundial, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas proporcionan una vasta colección de metas que abordan las dimensiones socioeconómica y medioambiental de la sostenibilidad.

Actividades de la AEMA

La AEMA está abordando la cuestión de las transiciones hacia la sostenibilidad en muy diversos ámbitos y haciendo uso de un combinación de métodos analíticos. Este trabajo incluye:

  • Analizar las «megatendencias» mundiales y los límites medioambientales del planeta, incluidas sus repercusiones en los ámbitos europeo, nacional y regional.
  • Analizar los sistemas «sociotécnicos» y «socioecológicos» fundamentales de Europa, tales como el alimentario, el energético, el de la movilidad y los sistemas urbanos, así como sus repercusiones en el medio ambiente y en los recursos naturales.
  • Evaluar qué significan las transiciones hacia la sostenibilidad en la teoría y en la práctica, basándose en investigaciones académicas y en los datos recabados a través de estudios de caso realizados en toda Europa.
  • Desarrollar conocimientos sobre evaluaciones prospectivas y de sostenibilidad, lo que incluiría el análisis de tendencias, factores impulsores del cambio, riesgos sistémicos y cuestiones emergentes pertinentes para el medio ambiente y la sostenibilidad.
  • Desarrollar capacidades e intercambiar información prospectiva en el marco de la Red Europea de Información y de Observación sobre el Medio Ambiente (Eionet) y establecer redes en las que participen interesados europeos e internacionales, así como otras redes de investigación.


Enlaces relacionados

Red de investigación de los límites planetarios

Red de investigación sobre Sostenibilidad y Transiciones

Tierra del Futuro

Sistema Europeo de Análisis de Estrategias y Políticas

Temporal coverage

Acciones de Documentos
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos: