Biodiversidad - Ecosistemas

Cambiar de idioma
Página Última modificación 31/03/2017
"Biodiversidad" es el término que designa la diversidad de ecosistemas (el "capital natural"), de especies y de características genéticas presentes en el planeta o en un determinado hábitat. La biodiversidad resulta esencial para el bienestar humano, en la medida en que brinda los servicios sobre los que se asientan nuestras economías y nuestras sociedades. La biodiversidad es también crucial para los servicios ecosistémicos - los servicios que aporta la naturaleza - como la polinización, la regulación del clima, la protección contra las inundaciones, la fertilidad del suelo y la producción de alimentos, combustibles, fibras y medicamentos.

Sin embargo, en la actualidad asistimos a una pérdida constante de biodiversidad, que lleva aparejadas profundas consecuencias para el entorno natural y para el bienestar humano. Las causas principales de ésta pérdida son los cambios a los hábitats naturales debido a los sistemas de producción agrícola intensiva, las industrias de la construcción y la extracción, la sobreexplotación de los bosques, los océanos, los ríos, los lagos y los suelos, las invasiones de especies alóctonas, la contaminación y, con creciente intensidad, el cambio climático. El decisivo papel que juega la biodiversidad en la sostenibilidad de nuestro entorno y nuestras vidas contribuye a que su pérdida constante resulte aún más inquietante.

En Europa, la actividad humana ha moldeadola biodiversidad desde los albores de la agricultura y la ganadería y su expansión hace más de 5 000 años. Ahora bien, las revoluciones agrícola e industrial de los últimos 150 años han provocado cambios drásticos y acelerados en el uso del suelo, la intensificación de la agricultura, la urbanización y el abandono de tierras. Esto, a su vez, ha desembocado en la desaparición de múltiples prácticas (por ejemplo, los métodos agrícolas tradicionales) que contribuían a mantener paisajes caracterizados por su rica biodiversidad.

Los elevados niveles de consumo y de producción de residuos per cápita en Europa implican que nuestro impacto sobre los ecosistemas se extienda más allá de las fronteras de nuestro continente. En Europa, los patrones vitales dependen en gran medida de la importación de recursos y productos procedentes de todo el mundo, lo que a menudo fomenta una explotación insostenible de los recursos naturales fuera de Europa.

Las nuevas metas globales y europeas diseñadas para frenar y revertir la pérdida de biodiversidad de aquí a 2020 son ambiciosas y alcanzarlas requerirá una mejor aplicación de las políticas, una mejor coordinación intersectorial, métodos de gestión por ecosistemas y fomentar una mayor comprensión del valor de la biodiversidad. 

Políticas de la UE en la materia

Aunque se ha constatado en diversas instancias que el objetivo de frenar la pérdida de biodiversidad aún no se ha cumplido, el hecho de fijarse un objetivo de esta naturaleza sí que ha incrementado la sensibilización del público. Desde 2001, las políticas enfocadas a corregir la pérdida de biodiversidad y los indicadores utilizados para evaluar los avances alcanzados han registrado una considerable mejoría.

La Estrategia sobre la biodiversidad de la UE hasta 2020 contribuirá a integrar aún más las necesidades que lleva aparejada la diversidad biológica en la formulación y la aplicación de políticas sectoriales. Con sus seis metas, la Estrategia aborda la naturaleza (meta 1), los ecosistemas y su recuperación (meta 2), la utilización sostenible de la naturaleza europea, de los recursos terrestres y marinos europeos a través de la agricultura, la silvicultura y la pesca (metas 3 y 4), el problema de las especies alóctonas (meta 5) y el impacto global de la UE (meta 6). La Estrategia sobre la biodiversidad hasta 2020 contribuye a alcanzar el objetivo relativo al capital natural del Séptimo Programa de Acción en materia de Medio Ambiente (VII PMA) para 2020: «Vivir bien, respetando los límites de nuestro planeta», que entró en vigor en enero de 2014, y orientará la política medioambiental europea hasta 2020. Ambos proyectan su visión a largo plazo hasta el año 2050. 

Perspectiva y objetivo principal de la Estrategia sobre la biodiversidad                                            
Perspectiva
En 2050, la biodiversidad de la Unión Europea y los servicios ecosistémicos que presta (el capital natural de la Unión) estarán protegidos, valorados y restaurados debidamente, dado el valor intrínseco de la biodiversidad y su contribución esencial al bienestar humano y a la prosperidad económica, evitando así los catastróficos cambios provocados por la pérdida de biodiversidad.                                                                                                                                                         
Objetivo principal
Detener en 2020 la pérdida de biodiversidad y la degradación de los servicios ecosistémicos de la UE antes de 2020 y restaurarlos, incrementando al mismo tiempo la contribución de la UE a la lucha contra la pérdida de biodiversidad mundial.

La Estrategia sobre la biodiversidad hasta 2020 deriva del Plan de acción en materia de biodiversidad de la UEde 2006, de los aprendizajes de su aplicacióny el incremento de sus objetivos. Además, se generó—y es plenamente compatible— con el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, que es el principal instrumento político a nivel mundial consagrado a detener la pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos hasta 2020.

En octubre de 2010, se reunieron en Japón 193 Partes del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, incluida la Unión Europea y todos sus Estados Miembros. En esta 10ª reunión de las Partes del Convenio, se adoptaron una serie de acuerdos fundamentales, en particular las denominadas «metas de Aichi», que proporciona un marco para que los países organicen actividades importantes orientadas a mantener, potenciar y restaurar la biodiversidad, los ecosistemas y sus servicios. 

Como parte del Convenio, la UE está obligada a adecuar su propia política de biodiversidad a estos compromisos internacionales. Ello se refleja en el VII PMA, su objetivo político para 2020 y la perspectiva para 2050. La perspectiva para 2030 establecida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas refuerza y confirma el proceso de formulación de políticas, en particular con respecto a su integración en las políticas sectoriales. 

En la revisión intermedia efectuada en 2015 en relación con la Estrategia sobre la biodiversidad hasta 2020 se llegó a la conclusión de que, en general, la pérdida de biodiversidad y el deterioro de los servicios ecosistémicos en la UE han empeorado desde la base de referencia de la UE sobre el estado de la biodiversidad de 2010. Esta conclusión fue confirmada asimismo por el informe de la AEMA, El medio ambiente en Europa: Estado y perspectivas 2015. Dicho empeoramiento es coherente con las tendencias mundiales y repercute gravemente en la capacidad de la biodiversidad para satisfacer las necesidades humanas en el futuro. Aunque numerosos casos de éxito a nivel local corroboran que la acción sobre el terreno arroja resultados positivos, tales ejemplos deben ampliarse con el fin de obtener un efecto cuantificable sobre la tendencia negativa general. 

La política de conservación de la naturaleza de la UE se basa en dos elementos legislativos principales: la Directiva sobre aves y la Directiva sobre hábitats. Ambas directivas constituyen el fundamento de la Red Natura 2000, una red de áreas protegidas que tiene por objetivo proteger las especies y los hábitats de especial interés en Europa.

En cuanto a las aguas marinas y continentales, hay dos directivas marco: la Directiva marco del agua y la Directiva marco sobre la estrategia marina. Ambas establecen objetivos en virtud de los cuales los elementos bióticos y abióticos de los ecosistemas contribuirán a cumplir los objetivos de la Estrategia sobre la biodiversidad hasta 2020 y del VII PMA en términos de biodiversidad, ecosistemas y sus servicios. 

Actividades de la AEMA

La AEMA trabaja activamente para proporcionar a los responsables políticos y a los ciudadanos europeos la información más reciente disponible en materia de biodiversidad y de ecosistemas en Europa. La labor general de la AEMA en este ámbito consiste en apoyar y fundamentar la formulación de políticas y su ejecución por medio de datos, información/indicadores y evaluaciones, que integran el análisis de especies y hábitats con evaluaciones de carácter más general sobre los ecosistemas y sus servicios. 

La AEMA apoya las directivas sobre naturaleza antes mencionadas mediante la notificación  y elaboración de informes a través de Reportnet y del Centro europeo de datos sobre la biodiversidad y colabora estrechamente con su Red europea de información y observación del medio ambiente Eionet) y con el Centro Temático Europeo sobre la Biodiversidad. Entre sus actividades principales cabe incluir las siguientes: 

  • Sistema de Información sobre la Biodiversidad para Europa (BISE);
  • Sistema europeo de información sobre la naturaleza(EUNIS);
  • Red Natura 2000;
  • Sistema de Indicadores Europeos de Biodiversidad (SEBI 2020),
  • Proyecto de innovación del conocimiento sobre el sistema integrado para la contabilidad del capital natural y de los servicios ecosistémicos (KIP INCA);
  • Cartografía y evaluación de los ecosistemas y sus servicios (MAES).

 

Perspectivas

Será preciso seguir desarrollando los sistemas de información de la AEMA para cumplir con las directivas sobre naturaleza y con las estrategias globales y de la UE en materia de biodiversidad. En concreto, la AEMA seguirá desarrollando el Sistema de información sobre la biodiversidad para Europa, un portal web que centraliza la información sobre la biodiversidad europea (es decir, políticas, datos y evaluaciones) en una única ubicación. 

La AEMA seguirá trabajando con el fin de desarrollar indicadores y evaluaciones basadas en metodologías sólidas, oportunas y pertinentes para las políticas en la materia. Se contemplarán para ello las necesidades derivadas del análisis de la eficacia de las políticas, en particular la revisión intermedia de la Estrategia sobre biodiversidad hasta 2020 y las evaluaciones submundiales o regionales de los ecosistemas, así como el apoyo a las plataformas de contacto entre ciencia y política de ámbito europeo y mundial como, por ejemplo, la Plataforma intergubernamental científico-política sobre la biodiversidad y los servicios ecosistémicos. 

Contenido relacionado

Noticias y artículos

Publicaciones relacionadas

Véase también

Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
 
 
 
 
 
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100