siguiente
anterior
elementos

Article

La salud y el medio ambiente en relación con la contaminación atmosférica y acústica: la labor de la AEMA en el punto de mira

Cambiar de idioma
Article Publicado 11/02/2021 Última modificación 04/03/2021
7 min read
Photo: © Joshua Earle on Unsplash
La contaminación atmosférica, el ruido ambiental y los efectos del cambio climático son riesgos clave para la salud y el bienestar diario de los europeos. Hemos hablado con Catherine Ganzleben, Directora del Grupo sobre Contaminación Atmosférica, Medio Ambiente y Salud, con Alberto González, experto de la AEMA en calidad del aire, y con Eulalia Peris, experta de la AEMA en ruido ambiental, para recabar más información sobre las medidas que está adoptando la Agencia para que se conozca mejor este importante ámbito de trabajo.

Catherine, ¿por qué trabaja la AEMA en el ámbito de la salud y el medio ambiente? ¿Cuáles son los mayores riesgos para nuestro bienestar?

La salud humana y la salud de los ecosistemas están indisolublemente relacionadas. Nuestro cuerpo necesita aire, agua y alimentos limpios todos los días para funcionar. Cuando pasamos tiempo en la naturaleza, hacemos ejercicio, socializamos y nos relajamos, prosperamos como personas y como comunidades. Ahora bien, cuando vivimos, trabajamos, vamos al colegio o jugamos en ambientes contaminados, tanto nuestro cuerpo como nuestra mente sufren. No se trata de proteger la naturaleza para proteger el planeta, sino que es cuestión de garantizar nuestra propia salud y nuestro bienestar, así como el de nuestros hijos. Prevenir la contaminación es una medida de salud pública.

Los mayores riesgos inmediatos para la salud son la contaminación del aire y el ruido ambiental, en especial en las ciudades. A largo plazo, el cambio climático representa una amenaza para la propia existencia de nuestro modo de vida. Entre otras cosas, se traduciría en pérdida inmediata de vidas debido a olas de calor, incendios forestales e inundaciones, así como en amenazas a más largo plazo para la producción de alimentos a causa de los cambios en los patrones climáticos. También observamos cambios en la distribución de enfermedades infecciosas a medida que los insectos vectores que las transmiten se desplazan hacia el norte por el calentamiento del clima. Por otra parte, sabemos que determinados productos químicos son peligrosos para la salud.

¿Qué medidas ha emprendido la AEMA hasta la fecha en este ámbito?

Estamos trabajando para entender mejor la forma en que el medioambiente que nos rodea influye en nuestra salud y nuestro bienestar. Recopilamos pruebas sobre la exposición de los ciudadanos de toda Europa a una serie de riesgos ambientales, como la contaminación atmosférica, el ruido ambiental, el cambio climático y los productos químicos. Nuestro informe Healthy environment, healthy lives: how the environment influence health and well-being in Europe (Medio ambiente saludable, vidas saludables: cómo influye el medio ambiente en la salud y el bienestar en Europa), publicado recientemente, reúne las últimas evidencias en la materia y evalúa los efectos del medioambiente en el que vivimos en nuestra salud. La Organización Mundial de la Salud estima que una de cada ocho muertes en Europa es consecuencia de la contaminación ambiental. Estas muertes pueden prevenirse, y podrían evitarse si nos esforzáramos en mejorar la calidad ambiental.

También analizamos cómo están distribuidos los riesgos medioambientales en la sociedad, y observamos que las personas más vulnerables son las más afectadas por los factores de estrés medioambientales. Las comunidades socialmente desfavorecidas están expuestas a una mayor carga de contaminación. Los peligros ambientales para la salud afectan de modo más negativo a las personas con menos recursos, a los niños, a los mayores y a las personas con problemas de salud. Esta falta de equidad en la distribución del riesgo agrava las desigualdades sanitarias existentes en Europa.

En el lado positivo de la balanza, también analizamos los beneficios que proporciona la naturaleza. En concreto, la gran mayoría de los europeos tienen acceso a agua potable de gran calidad, mientras que las aguas de baño europeas tienen también una calidad excelente y ofrecen oportunidades para el ejercicio y el ocio.

¿En qué medida el Pacto Verde Europeo respalda la labor de la AEMA?

El trabajo de la AEMA en relación con el medio ambiente y la salud reúne las pruebas disponibles sobre los efectos de la contaminación, el cambio climático y la degradación de los ecosistemas en la salud en toda Europa. El informe The European environment – state and outlook 2020 (El medio ambiente en Europa – Estado y perspectivas) (SOER 2020), publicado recientemente por la AEMA, describe la manera en que nuestro modo de vida actual, por lo que respecta a lo que producimos y consumimos, el uso que hacemos de la energía, nuestras opciones de movilidad y nuestro sistema alimentario favorecen la degradación medioambiental. Esta base de conocimientos respalda los esfuerzos dedicados a cambiar esa dinámica mediante una transición según los criterios del Pacto Verde Europeo.

Alberto, ¿por qué la calidad del aire es un factor tan importante para la salud de los europeos?

En Europa, la contaminación atmosférica es el mayor riesgo medioambiental para la salud. Según nuestras últimas estimaciones, la exposición a partículas finas (el contaminante con efectos más graves en la salud humana) originó más de 400 000 muertes evitables en Europa en 2018. Las causas principales fueron las enfermedades cardiovasculares y respiratorias y el cáncer. Pero, aparte de estas enfermedades sumamente graves, cada vez hay más pruebas de que la exposición a la contaminación atmosférica está asociada a otros efectos en la salud, entre los que cabe mencionar la diabetes tipo 2 de nueva aparición, la inflamación sistémica o los trastornos mentales como la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

La contaminación atmosférica también afecta al medio ambiente, por ejemplo, reduce la biodiversidad en determinados ecosistemas y afecta al crecimiento de la vegetación y los cultivos. También afecta al entorno construido, ya que, por ejemplo, daña nuestro patrimonio cultural.

¿Ha mejorado la situación en los últimos años? ¿Qué problemas quedan por abordar?

La aplicación de políticas y medidas a escala de la UE, nacional y local, ha conducido a una disminución de las emisiones de todos los contaminantes atmosféricos y a una reducción de la exposición de la población, lo que ha permitido un menor impacto en la salud.

Las emisiones difieren según los contaminantes y los sectores económicos. Por ejemplo, la agricultura y el uso de combustibles para calefacción residencial son dos de los sectores con mayor potencial de reducción de las emisiones. Otro problema que sigue existiendo, a pesar de las continuas reducciones, es que la carga de muertes que podrían evitarse es excesiva. También preocupa la creciente influencia del cambio climático en la producción de algunos contaminantes como el ozono, así como la necesidad de buscar sinergias en las políticas de lucha tanto contra la contaminación atmosférica como contra el cambio climático.

Eulalia, ¿por qué no se suele prestar atención a la contaminación acústica y qué está haciendo la AEMA en este ámbito?

Muchas personas no se dan cuenta de que el ruido ambiental es un problema importante que afecta negativamente a nuestra salud. Cuando pensamos en ello, nos imaginamos el volumen de la música en un concierto o el ruido de una máquina que hace que se resientan nuestros oídos. No obstante, de lo que no es consciente la gente es que los niveles constantes de ruido del tráfico rodado, por ejemplo, pueden causar otros efectos que no están relacionados con el daño auditivo y que son graves, como la cardiopatía isquémica, la hipertensión arterial, la obesidad, la diabetes etc. Las autoridades reconocen que el ruido es un problema; por eso tenemos una directiva europea sobre el ruido ambiental desde 2002 y hay nuevas directrices de la OMS. El problema consiste en actuar y disponer de los medios financieros para hacerlo. Se trata de una cuestión difícil, porque, por ejemplo, las ciudades y sus alrededores están cada vez más pobladas y existe una mayor demanda de movilidad.

El trabajo de la Agencia en materia de ruido se centra en la evaluación del impacto de la contaminación acústica a escala europea. Evaluamos los efectos de la exposición al ruido en la salud de la población europea, sobre la base de los últimos datos a escala europea.

¿Cuáles son las principales conclusiones de su nota informativa? ¿En qué se diferencia del informe de la AEMA publicado a principios de este año?

El informe de la AEMA titulado Environmental Noise in Europe (El ruido ambiental en Europa) se publicó en marzo, y ahora publicamos una nota informativa en la que se describen los riesgos para la salud derivados de la exposición al ruido ambiental en Europa. La nota informativa describe indicadores que servirán de base para el desarrollo de objetivos futuros en la reducción del impacto del ruido en la salud. En cuanto a los efectos específicos sobre la salud, calculamos que la exposición crónica al ruido contribuye a 48 000 nuevos casos de enfermedades cardíacas y 12 000 muertes prematuras cada año en Europa. También se calcula que 22 millones de personas sufren molestias crónicas importantes y que 6,5 millones de personas padecen alteraciones del sueño graves y crónicas.

¿Cómo cree que va a evolucionar en los próximos años el trabajo en los ámbitos de los que se ocupa?

Tenemos prevista una mayor implicación de la AEMA en estos ámbitos. Esperamos que el Pacto Verde Europeo suponga un cambio radical en Europa, que propicie una mayor sensibilización respecto a cuestiones ambientales como la contaminación atmosférica y el ruido ambiental, y que impulse asimismo mejores políticas.

Además del Pacto Verde, la Organización Mundial de la Salud ha publicado recientemente directrices sobre ruido ambiental, y va a publicar otras sobre la calidad del aire. Confiamos en que la publicación de estas directrices aumente la visibilidad del problema de la contaminación atmosférica y el ruido ambiental.

Catherine Ganzleben

Catherine Ganzleben
Directora del Grupo sobre Contaminación Atmosférica, Medio Ambiente y Salud

 

Alberto Gonzalez

Alberto González
Experto de la AEMA en calidad del aire

 

Eulalia

Eulalia Peris
Experta de la AEMA en ruido ambiental


Permalinks

Geographic coverage

Temporal coverage