Herramientas Personales

Notificaciones
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Frecuencia:3-4 correos/mes
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
Ícono de Twitter Twitter
Ícono de Facebook Facebook
Icono de YouTube Canal de YouTube
RSS Logo RSS Feeds
Más

Write to us Write to us

For the public:


For media and journalists:

Contact EEA staff
Contact the web team
FAQ

Call us Call us

Reception:

Phone: (+45) 33 36 71 00
Fax: (+45) 33 36 71 99


siguiente
anterior
elementos

Ir al contenidos . | Ir a navegación | Saltar a la navegación

Sound and independent information
on the environment

Usted está aquí: Inicio / Temas / Transporte / Transporte

Transporte

Cambiar de idioma
El transporte representa un tercio del consumo de energía final de los países miembros de la AEMA y más de un quinto de las emisiones de gases de efecto invernadero. También es responsable de buena parte de la contaminación atmosférica y acústica urbana. Además, el transporte tiene efectos muy serios sobre el paisaje, porque divide los espacios naturales en pequeñas parcelas, con graves consecuencias para animales y plantas.

El consumo de energía y las emisiones de contaminantes en el ámbito del transporte se redujeron en 2009, pero es posible que se trate tan solo de un efecto temporal de la crisis económica. Es necesario un cambio más radical del sistema de transporte europeo a fin de evitar que aumenten sus impactos incluso en épocas de fuerte crecimiento económico. Por primera vez, la Comisión Europea ha propuesto un objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) generadas por el transporte. Para cumplir el objetivo de reducción del 60 % fijado en el Libro Blanco de 2011 «Hoja de ruta hacia un espacio único europeo de transporte» será necesario que este impulso de integración política se traduzca en acciones decididas y tangibles en los próximos años. El mecanismo de información sobre transporte y medio ambiente de la Unión Europea (TERM) para 2011 ha sentado las bases para una evaluación anual de los progresos realizados en el cumplimiento de estos objetivos a través del conjunto básico de indicadores CSI TERM y el punto de referencia medioambiental para medir dichos progresos. Los CSI TERM se utilizarán para valorar hasta qué punto se están sentando las bases para un transporte más ecológico en la UE.

Las emisiones de GEI del transporte se redujeron en 2008 y 2009, principalmente a consecuencia de la recesión económica

En 2009, el transporte generó el 24 % de las emisiones europeas de GEI, si se incluye el transporte marítimo y aéreo internacional. El nuevo Libro Blanco sobre el transporte obliga a los Estados miembros a reducir los GEI generados por el transporte un 60 % hasta 2050 con respecto a los niveles de 1990. Dado que las emisiones se incrementaron un 27 % entre 1990 y 2009, la UE debe realizar una reducción del 68 % entre 2009 y 2050.

Para cumplir el objetivo de reducción de GEI hay que utilizar la tecnología más limpia posible y combustibles bajos en carbono, pero además hay que utilizar los modos de transporte más eficaces y eliminar las ineficiencias económicas que generan los costes externos no contemplados, entre otras cosas. TERM 2011 demuestra que la eficiencia ha mejorado algo tras la introducción de límites obligatorios para las emisiones de CO2 en los turismos nuevos. Los automóviles nuevos de 2010 eran una quinta parte más eficientes que en 2000. Con la regulación de las emisiones de CO2 de automóviles y furgonetas ya acordada, se marca el camino para conseguir una flota de vehículos bajos en emisiones. Los datos definitivos sobre emisiones de CO2 de turismos nuevos (correspondientes a 2010) se publicaron en diciembre de 2011, mientras que los primeros datos completos sobre furgonetas (correspondientes a 2012) se publicarán en 2013. Según estos datos definitivos, los turismos nuevos tienen un consumo energético mucho más eficiente cada año y el sector de automoción está camino de cumplir sus objetivos de emisión.

El porcentaje de automóviles propulsados por combustibles alternativos ha crecido constantemente hasta representar más del 5 % de la flota en 2009. La mayor parte utilizan gas de petróleo licuado (GPL), mientras que los vehículos eléctricos constituyen el 0,02 % de la flota total.

Más información sobre el cambio climático.

El consumo de energía en el transporte es mucho más elevado que en 1990 y la dependencia del petróleo es insostenible

El consumo anual de energía en el sector del transporte creció constantemente entre 1990 y 2007 en los países miembros de la AEMA. Entre 2007 y 2009, la demanda total de energía del transporte cayó un 4 %, pero si se recupera el crecimiento económico podría volver a registrarse fácilmente una tendencia al alza.

Para cumplir el objetivo europeo de reducción del 60 % del CO2 para 2050 con respecto a 1990 será necesario que el consumo de petróleo en el sector del transporte caiga un 70 %. La actual tasa del 96 % de dependencia del petróleo en el sector del transporte es insostenible.

El transporte no solo es el sector más consumidor de energía, sino que además es el sector en que el consumo energético tiende a crecer más. Durante los últimos años, el consumo energético del transporte ha bajado menos que en otros sectores y, por tanto, su cuota ha seguido aumentando, hasta alcanzar un 33 % en la EU-27 en 2009 (incluido el transporte aéreo internacional, pero no el marítimo).

Los precios del combustible no estimulan otras opciones de transporte más eficientes. El precio real medio (nivel de 2005) de la gasolina sin plomo era de 1,14 EUR/l en junio de 2011: un 15 % más que en 1980 en términos reales.

Más información sobre la energía.

Las emisiones de la mayoría de contaminantes atmosféricos del transporte han disminuido desde 1990

Desde 1990 se han realizado notables avances en la reducción de muchos contaminantes atmosféricos del sector del transporte. No obstante, muchas ciudades y otras zonas urbanas tienen problemas para cumplir los límites de concentración establecidos por la legislación europea que regula la calidad del aire: el transporte por carretera es un factor especialmente importante para la calidad del aire en las ciudades.

Las emisiones de todos los segmentos del transporte han bajado desde 1990 pese al incremento general de actividad que ha experimentado el sector durante este tiempo. En los 32 países de la AEMA (AEMA-32), las emisiones generadas por el transporte se redujeron entre 1990 y 2009: un 25 % de NOX, un 27 % de PM2.5, un 37 % de SOX, un 75 de CO y un 77 % de COVNM.

La importancia relativa de las emisiones no generadas por los escapes ha aumentado, ya que la introducción de tecnologías de control de partículas en los vehículos ha reducido las emisiones de los escapes. En 2009, las emisiones de PM2.5 no generadas por escapes representaban el 25 % de las emisiones del transporte por carretera, frente a tan solo un 10 % en 1990.

En total, los objetivos de calidad del aire se superaron en muchos ámbitos. En el caso del dióxido de nitrógeno (NO2), que puede provocar asma y otras afecciones respiratorias, se superaron los valores límite anuales en el 41 % de las estaciones de seguimiento del tráfico. Además, el valor límite diario de PM10 se superó en el 30 % de los centros de tráfico de la EU-27 (total de países de la UE).

Hay que destacar dos cuestiones diferentes de creciente interés para explicar las diferencias entre las tendencias de emisión y los valores esperados de calidad del aire. En primer lugar, la proporción de NOX emitido directamente en forma de NO2 por los vehículos ha ido en aumento debido a la creciente penetración de los automóviles con motores de gasóleo en el mercado de algunos países y la instalación de dispositivos de control de la contaminación como colectores de partículas y catalizadores de oxidación. Este incremento de las emisiones directas de NO2 del tráfico rodado afecta a la concentración, contrarrestando total o parcialmente el efecto de las reducciones de las emisiones de NOX. En segundo lugar, hay claras pruebas de que las emisiones reales de los vehículos (a menudo denominadas «emisiones del mundo real») pueden superar las emisiones de homologación de cada tipo de vehículo (especialmente las emisiones de NOX de los vehículos con motor de gasóleo). Lo mismo ocurre con las emisiones de CO2.

Más información sobre contaminación atmosférica.

Persiste el problema de la contaminación acústica del transporte y sus efectos de fragmentación del paisaje

Casi 100 millones de personas están expuestas a la contaminación acústica del tráfico rodado en las carreteras principales, que registran niveles medios duraderos perjudiciales.

Las carreteras, los ferrocarriles y las autopistas cortan el paisaje europeo en parcelas cada vez más pequeñas, con graves consecuencias para la biodiversidad. Casi el 30 % del suelo de la UE presenta una fragmentación moderada, alta o muy alta, limitando el desplazamiento y la reproducción de muchas especies diferentes. Los datos también revelan que la fragmentación causada por las infraestructuras de transporte y la expansión urbana incontrolada constituye una creciente amenaza, además de aumentar la accesibilidad y las alteraciones.

Más información sobre biodiversidad.

Más información sobre contaminación acústica.

Geographical coverage

[+] Show Map

Acciones de Documentos

Comentarios

¡Regístrese ahora!
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Actualmente contamos con 32849 de suscriptores. Frecuencia: 3-4 emails al mes.
Notificaciones de archivo
Síganos:
 
 
 
 
 
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100