Industria - Introducción

Cambiar de idioma
Página Última modificación 18/05/2016 11:57
El comportamiento ambiental de la industria europea ha mejorado en las últimas décadas. Los cambios han tenido lugar por varias razones: un mayor rigor de la normativa ambiental, la mejora de la eficiencia energética, la tendencia general de la industria europea a abandonar algunos tipos de fabricación más pesada y contaminante o la participación de las empresas en programas voluntarios para reducir su impacto ambiental. A pesar de estas mejoras, la industria sigue generando contaminación y residuos que ejercen una gran presión sobre el medio ambiente.

Los sectores industriales europeos proporcionan muchos e importantes beneficios económicos y sociales: producen bienes y productos y generan empleo e impuestos. Sin embargo, las mayores instalaciones industriales europeas generan buena parte de las emisiones totales de importantes contaminantes atmosféricos y gases de efecto invernadero (GEI), así como otros impactos ambientales notables, como la emisión de contaminantes a las aguas y al suelo, la producción de residuos y el consumo de energía.

 

Políticas de la UE

La industria es un componente crucial de la economía europea, aunque también es una fuente de contaminación. Durante muchos años la reglamentación medioambiental ha limitado los efectos perniciosos de esta contaminación en la salud humana y el medio ambiente. Entre las políticas de la UE empleadas actualmente para limitar la contaminación industrial cabe citar las siguientes:

  • La Directiva sobre las emisiones industriales (DEI), que define las obligaciones de unas 50 000 grandes instalaciones industriales al objeto de evitar o minimizar las emisiones contaminantes a la atmósfera, el agua y el suelo. La DEI también exige que tales instalaciones reduzcan la generación de residuos. En el caso de determinadas actividades, por ejemplo las aparejadas a las grandes instalaciones de combustión, las instalaciones de incineración y coincineración de residuos y las actividades que entrañen el uso de disolventes y la producción de dióxido de titanio, la DEI establece unos valores límites de emisión aplicables a toda la UE en relación con determinados contaminantes.
  • A partir de 2018 la Directiva relativa a las instalaciones de combustión medianas regulará las emisiones de dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOX) y partículas derivadas de la combustión de carburantes en instalaciones con una potencia térmica nominal igual o superior a 1 MW e inferior a 50 MW.
  • La Directiva marco de ecodiseño establece unas disposiciones para toda la UE en cuanto a la mejora de la eficiencia energética de, por ejemplo, electrodomésticos y tecnologías de la información y las comunicaciones o de ingeniería.
  • El Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (RCDE UE) exige la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de más de 12 000 instalaciones de generación energética y de fabricación de 31 países y procedentes asimismo de la aviación. El RCDE comprende alrededor de un 45 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE.
  • La Directiva marco del agua exige a los Estados miembros que reduzcan progresivamente la contaminación de las aguas derivada de la presencia de una familia de contaminantes definidos como «sustancias prioritarias». También exige a los Estados miembros que interrumpan o supriman gradualmente las emisiones, los vertidos y las pérdidas referidos a una familia de contaminantes más peligrosos definidos como «sustancias peligrosas prioritarias».
  • La Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales protege el medio ambiente de los efectos nocivos de los vertidos de aguas residuales urbanas y de ciertos sectores industriales.

 

El acceso del público a la información relativa a la contaminación industrial ha mejorado de manera sustancial a lo largo de los últimos decenios. Concretamente, el Registro europeo de emisiones y transferencias de contaminantes (E-PRTR, por sus siglas en inglés) recopila de manera exhaustiva las emisiones y transferencias de contaminantes derivadas de las principales actividades industriales. Contiene información anual referida a más de 30 000 instalaciones industriales de 33 países europeos a propósito de las cantidades de contaminantes transferidos a la atmósfera, el agua y el suelo, así como de las transferencias fuera del emplazamiento de residuos y contaminantes en las aguas residuales.

 

Iniciativas de sostenibilidad

También se han introducido criterios de sostenibilidad para contribuir a la reducción del impacto de la industria en el medio ambiente. Cabe citar como ejemplos de tales actividades industriales la adopción generalizada de prácticas de gestión medioambiental a través del Sistema de Gestión y Auditoría Medioambientales (EMAS, por sus siglas en inglés) y de la norma ISO 14001.

También se han introducido iniciativas voluntarias en materia de responsabilidad social de la empresa (RSE) para lograr la consecución de objetivos sociales y medioambientales que vayan más allá de las obligaciones jurídicas. A modo de ejemplo, podrían citarse la iniciativa de conducta responsable (Responsible Care) del sector químico, la iniciativa de sostenibilidad electrónica mundial (Global e-Sustainability Initiative, GeSI), la política de supervisión de materiales del Consejo Internacional de Minería y Metales y la red de empresas CSR Europe.

En el ámbito de las políticas de la UE, la Comisión adoptó una estrategia de responsabilidad social de las empresas mientras que, a nivel internacional, la norma ISO 26000 sobre responsabilidad social ofrece orientaciones sobre el modo en que las empresas y organizaciones pueden actuar de un modo socialmente responsable.

 

Actividades de la AEMA

La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) apoya la aplicación y la evaluación de las políticas de la UE en materia de contaminación industrial. También apoyamos el desarrollo de estrategias a largo plazo para la limitación del impacto ambiental y en la salud del sector.

Datos sobre emisiones industriales

La AEMA asiste a la UE en el desarrollo de estrategias a largo plazo para la reducción de las presiones medioambientales ejercidas por la industria y ofrece para ello asesoramiento e información a los responsables de la formulación de políticas. Entre nuestras actividades y nuestros productos principales se incluyen datos aportados por los países europeos en el marco de sus obligaciones en materia de presentación de informes con arreglo a la legislación de la UE, a saber:

 

Racionalización de la elaboración de informes

La AEMA apoya a la UE en el desarrollo de iniciativas encaminadas a racionalizar la elaboración de informes sobre emisiones industriales. Ello incluye iniciativas para armonizar y simplificar la presentación de información industrial para los Estados miembros y las empresas de la UE con arreglo a legislaciones diversas.

 

Evaluaciones e informes

La AEMA publica diversos informes de evaluación referidos a los impactos ambientales de los distintos sectores industriales europeos. Ello incluye contribuciones a los informes quinquenales «sobre el estado y las perspectivas del medio ambiente» (SOER, por sus siglas en inglés) de la AEMA, así como informes específicos.

Las actividades de la AEMA en el ámbito de la contaminación industrial se ejecutan en un marco de estrecha cooperación con el Centro Temático Europeo sobre Aire y Cambio Climático (CTE/ACC) y con la red de países de la Agencia (Eionet).

 

Perspectivas

Una transición futura hacia un sector industrial europeo más ecológico precisa de una estrategia integrada que fortalezca el control de la contaminación en su origen y ofrezca incentivos para la modificación de las prácticas de trabajo y la aplicación de nuevas tecnologías innovadoras.

Los responsables de la formulación de políticas consideran prioritaria la mejora de la base de conocimientos de Europa en materia de contaminación industrial. Con arreglo a las disposiciones del Convenio de Aarhus, el Séptimo Programa de Acción en materia de Medio Ambiente incluye un objetivo al refuerzo de la divulgación y la eficacia de la información sobre la legislación de control de la contaminación. La DEI exige a los Estados miembros que faciliten información consolidada y mejorada sobre instalaciones industriales.

La aplicación plena de esta legislación reforzada contribuirá a un mejor control de las emisiones de la industria.

  • La DEI establecerá unos controles sobre la actuación de la industria más rigurosos que los de la anterior Directiva relativa a la prevención y al control integrados de la contaminación (IPPC, por sus siglas en inglés). Estos controles se basarán en el principio de la mejor técnica disponible (MTD), que engloba una gama de actividades industriales mucho mayor que la directiva IPPC, y en la aplicación de los valores límite de emisión (VLE) de la Directiva DEI, sobre todo los relativos a las grandes instalaciones de combustión, que son más rigurosos que los de su predecesora en esa materia, la Directiva 2001/80/CE.
  • La Directiva relativa a las instalaciones de combustión medianas establecerá una importante reducción de las emisiones anuales de los principales contaminantes atmosféricos, a saber, el SO2, los NOX y las PM.

En cuanto a las emisiones de GEI, el RCDE de la UE se concibió como herramienta clave para la introducción de una tecnología de bajas emisiones de carbono en el sector industrial. En 2020, las emisiones de los sectores cubiertos por el RCDE de la UE se habrán reducido en un 21 % con respecto a las de 2005. En 2030, se habrán reducido en un 43 %, con arreglo a las Conclusiones del Consejo Europeo de 2014.

A largo plazo, la Hoja de ruta hacia una Europa eficiente en el uso de los recursos expone el modo en que la economía de Europa podría alcanzar la sostenibilidad hasta el 2050. Propone métodos de incrementar la productividad de los recursos y desvincular el crecimiento del consumo de recursos, evitando la dependencia de tecnologías concretas, y ofrece un itinerario para reducir las emisiones de GEI en 2050 un 80 % por debajo de los niveles de 1990. El Paquete sobre la economía circular, propuesto en 2015, establece un programa de actuación con medidas que comprenden el ciclo íntegro: desde la producción y el consumo hasta la gestión de los residuos y el mercado de materias primas secundarias. Estas medidas incluyen orientaciones sobre la economía circular y buenas prácticas en materia de reutilización del agua en los documentos de referencia sobre las mejores técnicas disponibles (BREF, por sus siglas en inglés) pertinentes de la DEI.

Actualmente la Comisión lleva a cabo una evaluación, con arreglo al programa de adecuación y eficacia de la reglamentación (REFIT), del Reglamento E-PRTR para comprobar en qué medida la legislación sigue siendo adecuada. La publicación de la evaluación está prevista para finales de 2016. Además, se lleva a cabo un amplio examen de idoneidad de la legislación en materia de seguimiento y presentación de informes de índole medioambiental con el fin de identificar acciones concretas de seguimiento y elaboración de informes simplificados, que no conlleven una carga elevada y que surtan efecto en el contexto de la legislación medioambiental. La presentación de resultados, incluidas las posibles recomendaciones de líneas de actuación futuras, está prevista para finales de 2017.

 

Enlaces relacionados

Registro europeo de emisiones y transferencias de contaminantes (E-PRTR)

Datos sobre grandes instalaciones de combustión

Comisión Europea, DG de Medio Ambiente – Emisiones industriales

Comisión Europea, DG de Acción por el Clima - Estrategias

Centro Temático Europeo sobre Aire y Cambio Climático (CTE/ACC)

Contenido relacionado

Geographic coverage

Europe
Acciones de Documentos
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
 
 
 
 
 
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100