Comunicado de prensa

Página Última modificación 19/04/2016 19:30
COMUNICADO DE PRENSA – Difusión autorizada después del 24 de junio de 1999 El “parte” ambiental europeo
Primer análisis del futuro ambiental para la Unión Europea
El escenario muestra la continuación de las presiones sobre el medio ambiente en Europa

En el día de hoy, la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), con sede en Copenhague, ha publicado su informe sobre Situación y perspectivas del medio ambiente de la UE, titulado El medio ambiente en la UE en el umbral del siglo XXI. El informe proporciona, por primera vez, una evaluación del desarrollo de la calidad ambiental en la UE en un futuro próximo, hasta el año 2010 1.

Principales resultados del informe

A pesar de más de 25 años de política ambiental comunitaria -acertada, en sus propios términos- la calidad general del medio ambiente en la Unión Europea (UE) no se está recuperando perceptiblemente. Ha habido progresos reales en algunas áreas (por ejemplo, en la calidad de las aguas superficiales, lluvia ácida, …) pero la situación está empeorando en otras (por ejemplo, los residuos).Las políticas ambientales por sí solas no pueden proporcionar el desarrollo sostenible fijado como objetivo por el Tratado de Amsterdam. Los sectores económicos tienen que reorientarse y asumir su parte alícuota de responsabilidad en el tema de la sostenibilidad.

El informe actual analiza esta situación y documenta el actual y futuro desarrollo no sostenible de algunos sectores económicos -transporte, energía, agricultura, hogares domésticos, y turismo. Éste es el obstáculo principal para la mejora medioambiental, incluso si se considera que las políticas ambientales implantadas o ya en aplicación en 1997, se llevan a buen término.

Si no se toman medidas adicionales, el medio ambiente de la UE seguirá sometido a presiones adversas importantes, debido en particular a la expansión prevista de una serie de actividades: transporte, industria, ocio y consumo o estilo de vida. Dado que además están interconectadas, se producirá un efecto de amplificación entre ellas:

  • Crecimiento 2 económico de la UE: a pesar de un cierto progreso en eco-eficiencia (menos recursos y contaminación por PIB), la producción y el consumo en general exigirán más recursos naturales y generarán más agentes contaminantes y residuos. Se espera que el aumento -del 10% entre 1990-96- en la producción de residuos continúe. Este circunstancia ha empezado ya a erosionar los beneficios resultantes de iniciativas de política medioambiental (por ejemplo, las Directivas de calidad del aire) y requieren una intensificación de los esfuerzos orientados a una mejor integración del medio ambiente en todas las políticas socioeconómicas.
  • A pesar de un crecimiento en el rendimiento energético, el consumo de la energía de la UE (1995-2010) aumentará un 15% desde 1995 hasta 2010. Con un número mayor de hogares, más movilidad y más transporte, el pronóstico es un aumento del 30% en el transporte de pasajeros y del 50% en el de mercancías. Esto va a redundar en un aumento de las emisiones de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, haciendo difícil de abordar la problemática del cambio climático. El objetivo de la UE de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 8% entre 1990 y 2008-2012 no se cumplirá dentro del marco de las iniciativas pre-Kioto. Se espera por el contrario un aumento del 6%. La cuota de energías renovables, en la actualidad un 6%, está aumentando, aunque sólo modestamente; es improbable que se cumpla el objetivo del 12% para 2010.
  • El turismo está creciendo rápida y perceptiblemente. Se espera un aumento del 50% en llegadas internacionales de turistas entre 1996-2010, lo que dará lugar a un aumento de la demanda de transporte y energía. Esto, unido a la dispersión urbana en aumento, con hasta 120 has/día de nuevo suelo urbanizado en algunos países, plantea un desafío importante a las zonas rurales y áreas sensibles tales como las zonas costeras, el 85% de las cuales están ya en situación de riesgo alto o moderado por presiones diversas.
  • La producción total anual de sustancias químicas sigue la tendencia de aumento, al mismo tiempo, todavía no se dispone de ensayos toxicológicos mínimos y de evaluación de riesgos, en relación con el 75% de las sustancias químicas comercializadas, y producidas en grandes cantidades (más de 1000 T/año). Las emisiones o vertidos de algunos metales pesados, tales como el cadmio y el cobre, y sustancias químicas peligrosas procedentes de la industria, el transporte por carretera y la agricultura, tales como algunos pesticidas, se espera que aumenten. Para otras emisiones, como las de plomo y dioxinas, el pronóstico es de disminución.
  • El progreso en la integración del medio ambiente en la toma de decisiones y políticas sectoriales es real pero lento. Se han visto ya progresos importantes en la industria, mediante programas de auditoría y gestión medioambiental. La evaluación del impacto ambiental y los instrumentos económicos, tales como los impuestos ambientales, todavía se aplican sólo a pequeña escala. Hay un gran potencial para extender políticas e instrumentos de integración a otros sectores económicos.

¿ Qué se ha logrado, en qué áreas y cuál es la perspectiva ?

Evaluación del progreso en los últimos 5-10 años y tendencias hasta 2010 (2050 para el cambio climático y sustancias que degradan la capa de ozono). Las indicaciones sobre las presiones muestran cómo evolucionan algunos factores, tales como las emisiones de agentes contaminantes o los usos del suelo, que afectan al medio ambiente. La información sobre la situación e impactos indica un efecto acumulativo de estas presiones y el cambio resultante de la calidad del medio ambiente.

PRESIONES Problemas medioambientales

SITUACIÓN E IMPACTO

Presente Futuro Presente Futuro
un cierto desarrollo positivo pero insuficiente desarrollo desfavorable Gases de efecto invernadero y cambio climático desarrollo desfavorable desarrollo desfavorable
desarrollo positivo un cierto desarrollo positivo pero insuficiente Agotamiento del ozono desarrollo desfavorable un cierto desarrollo positivo pero insuficiente
un cierto desarrollo positivo pero insuficiente desarrollo desfavorable Sustancias peligrosas un cierto desarrollo positivo pero insuficiente ?
un cierto desarrollo positivo pero insuficiente un cierto desarrollo positivo pero insuficiente Contaminación atmosférica transfronteriza un cierto desarrollo positivo pero insuficiente un cierto desarrollo positivo pero insuficiente
un cierto desarrollo positivo pero insuficiente un cierto desarrollo positivo pero insuficiente Recursos hídricos un cierto desarrollo positivo pero insuficiente un cierto desarrollo positivo pero insuficiente
desarrollo desfavorable desarrollo desfavorable Degradación del suelo desarrollo desfavorable ?
un cierto desarrollo positivo pero insuficiente desarrollo desfavorable Residuos desarrollo desfavorable desarrollo desfavorable
desarrollo desfavorable desarrollo desfavorable Biodiversidad un cierto desarrollo positivo pero insuficiente ?
un cierto desarrollo positivo pero insuficiente un cierto desarrollo positivo pero insuficiente Salud humana desarrollo desfavorable ?
un cierto desarrollo positivo pero insuficiente un cierto desarrollo positivo pero insuficiente Zonas urbanas un cierto desarrollo positivo pero insuficiente un cierto desarrollo positivo pero insuficiente
desarrollo desfavorable desarrollo desfavorable Zonas marinas y del litoral desarrollo desfavorable ?

Leyenda:

desarrollo positivo

desarrollo positivo

un cierto desarrollo positivo pero insuficiente

un cierto desarrollo positivo pero insuficiente

desarrollo desfavorable

desarrollo desfavorable

?

incierto (análisis cuantitativo o evaluación disponible insuficiente)


En el cuadro sinóptico anterior podemos ver recortes significativos y positivos en las sustancias que degradan la capa de ozono, reducción de emisiones de gases que contribuyen a la acidificación o lluvia ácida, y de los vertidos de fósforo a los ríos. El progreso en la reducción de otras presiones sobre el medio ambiente ha seguido siendo en gran parte insuficiente. Solamente las emisiones contaminantes atmosféricas (excepto el CO2) han mostrado una disociación real del incremento del PIB desde 1990. Por el contrario, ha habido solamente una disociación relativa de las emisiones de dióxido de carbono y los residuos generados. El pronóstico es que estas tendencias continúen hasta 2010, con el aumento en el futuro de las emisiones en áreas problemáticas que resultan difíciles de abordar: emisiones de gases de efecto invernadero, sustancias químicas y residuos.

En el análisis por sectores económicos principales, las emisiones atmosféricas contaminantes han disminuido perceptiblemente en los sectores energía, transporte e industria, y menos en la agricultura, pero en transporte y agricultura, el uso de energía, y consecuentemente las emisiones de dióxido de carbono, han seguido en aumento, bien a la par con la producción o solamente se han disociado ligeramente. No hay ninguna indicación de aumentos significativos de ecoeficiencia en estos dos sectores críticos en el periodo hasta el 2010.

Estas presiones en aumento provocan un panorama igualmente preocupante de la situación del medio ambiente prevista en 2010. En especial, se espera que los impactos del cambio climático y de la generación de los residuos empeoren. Se anticipan progresos positivos en relación al impacto de la contaminación atmosférica transfronteriza; los ecosistemas con niveles de deposiciones ácidas por encima de sus cargas críticas disminuirán desde un 25% en 1990, hasta un 7% en 2010; y en contaminación de las aguas, se espera una mayor reducción del fósforo y vertidos de materias orgánicas; y en la calidad del aire en las ciudades se prevé una mejora continuada.

Sin embargo subsisten incertidumbres considerables. Debido bien a una falta de datos en algunas áreas, tales como los suelos, biodiversidad, o pesticidas en agua subterráneas; o bien a incertidumbres sobre futuros progresos socioeconómicos, es difícil evaluar completamente las tendencias. Es particularmente difícil evaluar las tendencias de la evolución de importantes problemas emergentes, que son también de creciente interés público: las repercusiones en la salud humana, en la que están implicados los contaminantes atmosféricos (las partículas son quizás responsables de 40 000-150 000 muertes adicionales de adultos por enfermedades respiratorias en ciudades/año); el efecto de las sustancias químicas, en general, y los organismos genéticamente modificados en los alimentos.

Sin embargo, hay señales positivas todavía pequeñas, pero que crecen muy rápidamente, en varios países: el crecimiento en la energía eólica; el aumento del transporte en bicicleta en algunas ciudades; la declaración de áreas o municipios sin pesticidas; un crecimiento significativo de la agricultura ecológica; el compromiso de muchas empresas en la sostenibilidad como proceso posible y rentable y el desarrollo de los propios programas locales de la Agenda 21 en muchos municipios.

Finalmente, el informe documenta el desafío y las oportunidades de la ampliación de la Unión Europea. Algunos países candidatos a la adhesión tienen actividades económicas e infraestructuras medioambientalmente más sostenibles, y también áreas más extensas de hábitats naturales. Sin embargo, existe el peligro de que su medio ambiente se resienta durante el desarrollo económico significativo que se prevé acompañará al proceso de integración, si siguen la misma senda de desarrollo de la UE15. Mientras que la convergencia con la actual UE implica el crecimiento económico acelerado en los países candidatos a la adhesión, su desafío es asegurarse de que no van a repetir las dos décadas de negligencia medioambiental que tuvieron lugar en Europa occidental, que finalmente, en los años 70, dieron lugar a un programa intensivo de acciones correctoras costosas a nivel europeo y nacional.

‘La situación del medio ambiente en la Unión Europea y el progreso hacia la sostenibilidad no son satisfactorios y pueden incluso deteriorarse antes de que podamos alcanzar las condiciones adecuadas para su mejora. Sin embargo, la situación está cambiando. En primer lugar, hay ya señales positivas, aunque todavía leves, que indican que el cambio es factible y compensador (áreas libres de pesticidas, agricultura ecológica, energía eólica, compromisos ambientales de los “hacedores”, empresas y municipios). En segundo lugar, se están alcanzando las condiciones objetivas (la sostenibilidad como objetivo en el Tratado de Amsterdam, la iniciativa de integración de Cardiff que prepara el camino a la cumbre de Helsinki). Finalmente, están surgiendo oportunidades para que la UE de un cambio hacia la sostenibilidad: el cumplimiento del Protocolo de Kioto, la Agenda 2000 y la ampliación de la Unión. Ahora o nunca’, dijo el Director de la AEMA, Domingo Jiménez Beltrán en la presentación del informe en el Consejo de Ministros de Medio Ambiente, el 24 de junio 1999.

Para más información, pónganse en contacto con:
Ronan Uhel, jefe del proyecto de información sobre el medio ambiente, AEMA (tel. : +45-33 36 71 30)

1El medio ambiente en la Unión Europea en el umbral del siglo XXI informa fundamentalmente sobre la situación del medio ambiente en los 15 Estados miembros de UE. También aborda los problemas de la ampliación de la UE, y cubre a los 11 países en proceso de adhesión (Bulgaria, la República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Polonia, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia y Chipre). Finalmente, considera también a los países de la AELC (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza). El informe diagnostica y evalúa la situación en base a los datos disponibles de los últimos años, y también evalúa las tendencias futuras –avances pasados y previstos con respecto a los objetivos internacionales y metas políticas de la UE , teniendo en cuenta las presiones esperadas, incluidos los desarrollos económicos y de otro tipo. Pretende proporcionar información relevante a todos aquéllos que desarrollan y ejecutan las políticas ambientales, y otras medidas que puedan afectar a estas políticas.

2 El informe utiliza un escenario básico (sobre la base de los escenarios “situaciones socioeconómicas sin cambios” de la OCDE y de la Comisión Europea) a tenor de la cual se espera un aumento del crecimiento económico del 45% entre 1990 y 2010 y un aumento proyectado del 50% en el consumo final entre 1995-2010.

Acciones de Documentos
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100