Herramientas Personales

Notificaciones
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Frecuencia:3-4 correos/mes
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
Ícono de Twitter Twitter
Ícono de Facebook Facebook
Icono de YouTube Canal de YouTube
RSS Logo RSS Feeds
Más

Write to us Write to us

For the public:


For media and journalists:

Contact EEA staff
Contact the web team
FAQ

Call us Call us

Reception:

Phone: (+45) 33 36 71 00
Fax: (+45) 33 36 71 99


siguiente
anterior
elementos

Ir al contenidos . | Ir a navegación | Saltar a la navegación

Sound and independent information
on the environment

Usted está aquí: Inicio / Publicaciones / El Medio Ambiente en Europa: Segunda evaluación / 11. Degradación del suelo

11. Degradación del suelo

11. Degradación del suelo

Resultados principales

En Europa occidental se han identificado más de 300.000 lugares potencialmente contaminados, y el número total estimado en el conjunto del continente es mucho mayor.

Si bien el Programa Medioambiental para Europa exigía la identificación de emplazamientos contaminados, muchos países no disponen todavía de un resumen completo. Es difícil evaluar el alcance del problema debido a la falta de definiciones normalizadas. La Comisión Europea prepara un Libro Blanco sobre responsabilidad medioambiental; para las acciones complementarias, sería preciso alcanzar la armonización de las definiciones. La mayoría de los países de Europa occidental han establecido marcos reguladores destinados a la prevención de futuros incidentes y a la eliminación de la contaminación existente.

En Europa oriental, la contaminación del suelo próximo a bases militares abandonadas supone el riesgo más importante y la mayoría de los países de la región han empezado a evaluarlo. No obstante, muchos países de Europa central y oriental y los Nuevos Estados Independientes tienen todavía que desarrollar el marco regulador y financiero necesario para hacer frente al problema de los lugares contaminados.

Otro grave problema es la pérdida de suelo debido al sellado bajo las construcciones, tales como instalaciones industriales y las infraestructuras para transporte, que limita otros posibles usos de la tierra de las generaciones futuras.

La erosión del suelo es cada vez mayor. Cerca de 115 millones de hectáreas están afectadas por la erosión hídrica y 42 millones de hectáreas sufren erosión eólica. El problema es destacado en la región mediterránea a causa de sus frágiles condiciones medioambientales, si bien los problemas existen en la mayoría de los países europeos. La erosión edáfica se intensifica con el abandono de la tierra de laboreo y con los incendios forestales, en particular en zonas  marginales. En muchas áreas faltan estrategias, como la forestación, para combatir la erosión acelerada del suelo.

La salinización del suelo afecta a casi cuatro millones de hectáreas, principalmente en los países mediterráneos y en países de Europa oriental. Las causas principales son: la sobreexplotación de los recursos hídricos debido a los riegos destinados a la agricultura; el incremento de la población; y el desarrollo industrial y urbano junto con la expansión del turismo en las zonas litorales. Los principales efectos en las superficies cultivadas son los menores rendimientos de las cosechas e incluso la ausencia total de cosechas. En muchos países faltan estrategias para combatir la salinización del suelo.

La erosión y salinización del suelo han incrementado el riesgo de desertización en las zonas más vulnerables, en especial en la región mediterránea. La información relativa al alcance y gravedad de este problema es limitada y se requiere un mayor esfuerzo en la búsqueda de estrategias de prevención, posiblemente en el marco del Convenio de las Naciones Unidas para la Lucha contra la desertización.

11.1. Introducción

Los suelos en Europa, como en muchas partes del mundo, se degradan por las actividades humanas como la agricultura, la industria, el desarrollo urbanístico y el turismo.

A pesar de que se trata de un recurso, en principio, renovable, los procesos naturales para su formación son muy lentos. Los suelos deteriorados por un uso excesivo o por otros medios pueden tardar miles de años en recuperarse totalmente. Aunque en Europa los problemas del suelo son, en general, menos graves que en otras partes del mundo, se produce contaminación localizada del terreno, salinización, compactación, erosión hídrica y eólica en extensas zonas.

A modo de ejemplo del ritmo de pérdida irreversible de los suelos europeos, señalaremos que el desarrollo urbano durante el decenio de 1970 tuvo como consecuencia la pérdida de tierras potencialmente productivas a un ritmo cercano a 120 hectáreas por día en Alemania, 35 ha. por día en Austria y 10 ha. por día en Suiza (Van Lynden, 1995).

En Europa occidental se han identificado más de 300.000 emplazamientos potencialmente contaminados. El aumento de las concentraciones de sal y la alcalinidad afectan a casi 4 millones de hectáreas, principalmente en los países mediterráneos y de Europa oriental. En Europa, alrededor de 115 millones de hectáreas están amenazadas por la erosión hídrica y 42 millones de hectáreas lo están por la erosión eólica. Se produce desertización, en particular en la región mediterránea a causa de sus frágiles condiciones medioambientales.

11. Degradación del suelo (.pdf)

Geographical coverage

[+] Show Map

Acciones de Documentos

Comentarios

Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100