Herramientas Personales

Notificaciones
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Frecuencia:3-4 correos/mes
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
Ícono de Twitter Twitter
Ícono de Facebook Facebook
Icono de YouTube Canal de YouTube
RSS Logo RSS Feeds
Más

Write to us Write to us

For the public:


For media and journalists:

Contact EEA staff
Contact the web team
FAQ

Call us Call us

Reception:

Phone: (+45) 33 36 71 00
Fax: (+45) 33 36 71 99


siguiente
anterior
elementos

Ir al contenidos . | Ir a navegación | Saltar a la navegación

Sound and independent information
on the environment

Usted está aquí: Inicio / Publicaciones / El Medio Ambiente en Europa: Segunda evaluación / 8. Biodiversidad

8. Biodiversidad

8. Biodiversidad

Resultados principales

La amenaza para las especies silvestres europeas continúa siendo grave y cada vez es mayor el número de especies en regresión. En muchos países, hasta la mitad de las especies conocidas de vertebrados están sometidas a algún tipo de amenaza.

Más de una tercera parte de las especies de aves de Europa están en declive, de manera más preocupante en Europa noroccidental y central. La causa más destacada de esta situación es el daño ocasionado a sus hábitats con los cambios en el uso de la tierra, en particular mediante la intensificación de las prácticas agrarias y silvícolas, el creciente desarrollo de las infraestructuras, las extracciones de agua y la contaminación.

Sin embargo, van en aumento las poblaciones de un número de especies animales asociadas a las actividades humanas, y proliferan algunas variedades de especies vegetales que toleran niveles altos de nutrientes o de acidez. También se ha registrado una cierta recuperación en el número de aves que crían en zonas donde se practica la agricultura biológica. La introducción de especies foráneas está creando problemas en hábitats acuáticos marinos y continentales, y en hábitats terrestres.

La mayor pérdida de humedales se registra en Europa meridional, aunque todavía se producen pérdidas importantes en muchas áreas agrícolas y urbanizadas de Europa noroccidental y central. Las causas principales son la retirada de tierras, la contaminación, el drenaje, el ocio y el urbanismo. Algunos grandes proyectos y muchos planes menores de recuperación de ríos, lagos, pantanos y turberas compensan, en cierta medida, estas pérdidas, si bien casi siempre a pequeña escala.

La extensión de zonas de dunas de arena se ha visto reducida en un 40 por ciento durante este siglo, principalmente en Europa occidental y noroccidental; un tercio de las pérdidas se produjeron a partir de la mitad delos años 70.. Las principales causas son la actividad urbanística, el uso recreativo y la repoblación forestal.

La extensión global de bosques va en aumento, al igual que el total de la producción maderera. La gestión "extensiva" de los bosques, la práctica más común en el pasado, sigue siendo sustituida por una gestión más intensiva y uniforme. El empleo de variedades de especies exóticas registra todavía un aumento. Persiste la grave pérdida de bosques antiguos naturales o seminaturales. En la actualidad, la mayoría de los bosques antiguos y casi intactos se encuentran en los países de Europa central y oriental y en los Nuevos Estados Independientes, aunque aún existen superficies de menor extensión en otras zonas. Los incendios forestales son todavía un problema en la región mediterránea, si bien se ha reducido la extensión de la superficie afectada.El concepto de silvicultura sostenible empieza a ser introducido en la utilización y gestión de los bosques, aunque no se aprecian todavía los efectos sobre la biodiversidad.

A medida que la agricultura se hace más intensiva y continúa la repoblación forestal en áreas de bajo rendimiento, los hábitats agrarios seminaturales, como los prados, se pierden o degradan con gran rapidez. Estos hábitats ocupaban grandes zonas en Europa en el pasado y dependían de las prácticas agrarias de tipo extensivo, con bajos aportes de nutrientes. Hoy en día sufren el aporte excesivo de nutrientes y la acidificación. Con la desaparición de su riqueza en vida animal y vegetal, la biodiversidad natural del paisaje abierto ha menguado seriamente.

En todos los países se ha introducido una amplia gama de iniciativas y de mecanismos jurídicos para la protección de especies y hábitats tanto a escala internacional como nacional. Todos ellos han logrado proteger importantes áreas continentales y marinas y salvar un número considerable de especies y hábitats, si bien la ejecución es a menudo difícil y lenta y no puede contrarrestar el declive general. En el ámbito europeo, la puesta en práctica de la Red NATURA 2000 de áreas de especial protección designadas por la UE, y la futura Red EMERALD del Convenio de Berna para el resto de Europa son en la actualidad las iniciativas internacionales más importantes.

En resumen, la conservación de la biodiversidad se considera con frecuencia menos importante que los intereses de carácter económico o social a corto plazo de los sectores que influyen en ella de manera más profunda. Un obstáculo importante que persiste para asegurar los objetivos de la conservación es la necesidad de integrar

los intereses de la biodiversidad en otras áreas de actuación. Las valoraciones estratégicas medioambientales para los programas y políticas, junto con los mecanismos encaminados a conservar la naturaleza, pueden ser instrumentos relevantes para mejorar dicha integración.

8.1. Introducción

La biodiversidad, definida en el recuadro 8.1, se ha convertido en un término ampliamente utilizado desde que se firmó el Convenio global sobre diversidad biológica en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, celebrada en 1992. Desde ese momento, la conservación y el uso sostenible de los componentes de la biodiversidad (desde ecosistemas y hábitats a especies y recursos genéticos)se han convertido en cuestiones relevantes para muchos países, con una concienciación cada vez mayor de que "la biodiversidad es la verdadera base para la existencia humana" (Convenio sobre Diversidad Biológica, 1997. PNUMA, 1995; véase el recuadro 8.1). Se han logrado introducir los principios que se fijaron en elConvenio en un amplio rango de documentos políticos, si bien la ejecución de las políticas basadas en principios medioambientales es, en general, lenta.

A pesar de las diferentes interpretaciones del concepto de biodiversidad y de las diferentes prioridades en los planes de acción, existe una comprensión cada vez mayor de las interdependencias y responsabilidades así como de la necesidad de un uso sostenible de los recursos naturales, sin excluir los recursos biológicos y genéticos. Dentro de este contexto, las normas que se establecieron en el Convenio sobre Diversidad Biológica empiezan a reconciliar, con nuevas formas, a la agricultura, la silvicultura, la pesca, el uso de los recursos y del suelo y la conservación de la naturaleza.

Este capítulo trata esencialmente de la flora y fauna silvestres y de los hábitats y ecosistemas naturales y seminaturales, utilizando en la mayoría de los casos ejemplos terrestres.

La biodiversidad marina, litoral y de agua dulce no se contempla, pues los datos son escasos y se refieren esencialmente a la calidad de las aguas o a las pesquerías.

Los cambios en la incidencia y distribución de las especies y hábitats que se describen en este capítulo reflejan los impactos de la mayoría de los problemas ecológicos abordados en otros capítulos.

8. Biodiversidad (.pdf)

Geographical coverage

[+] Show Map

Acciones de Documentos

Comentarios

Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100