Agricultura - Introducción

Cambiar de idioma
Página Última modificación 14/05/2019
6 min read
El sector agrícola es uno de los principales usuarios del suelo en Europa y, por ello, da forma al paisaje en las zonas rurales. Tiene varios impactos directos e indirectos en el medio ambiente y depende de los recursos naturales.

_DGP5161_2.jpg

More photos

Los terrenos agrícolas desempeñan un papel importante en los patrones de uso del suelo en toda la UE. Los prados y las tierras de cultivo constituyen el 39 % de la ocupación del suelo de Europa (AEMA, 2017a). El sector agrícola es un usuario importante de recursos naturales y tiene una relación compleja con el medio ambiente (OCDE, 2017). Los siguientes datos reflejan el comportamiento y la repercusión del sector agrícola en la UE:

  • En 2015, aproximadamente el 94 % de las emisiones de amoníaco en Europa provenían de la agricultura, principalmente de actividades como el almacenamiento de estiércol, la distribución de estiércol líquido y el uso de abono nitrogenado inorgánico.
  • Las emisiones de CO2 derivadas de tierras turbosas drenadas para la agricultura representan 100,5 Mt CO2al año, mientras que para la silvicultura la cifra asciende a 67,6 Mt CO2. Con un total de 173 Mt CO2 de emisiones derivadas de tierras drenadas, la UE es el segundo mayor foco de emisiones de CO2 procedentes de turberas (después de Indonesia) (Berge et al., 2017).
  • Con la irrigación, la agricultura ejerce una mayor presión en los recursos hídricos renovables. El sector consume, por temporadas, más del 50 % del agua utilizada en Europa.
  • La agricultura es una de las fuentes principales de nitratos en las aguas de superficie y subterráneas. En numerosas regiones de Europa, a menudo en las que se practica la agricultura intensiva, las concentraciones de nitratos todavía son demasiado elevadas.
  • Alrededor del 9 % de los terrenos agrícolas forman parte de espacios Natura 2000: una red de espacios de protección de la naturaleza a escala europea.
  • La agricultura contribuye con 25 millones de toneladas de petróleo equivalentes (12,3 %) a la producción de energía renovable (2015), lo que representa un aumento del 15 % entre 2013 y 2015 (DG AGRI, 2017).
  • La agricultura es una parte inherente de los sistemas alimentarios y la variedad de alimentos producidos en la UE es diversa.
  • En general, la UE es autosuficiente en lo que se refiere a la mayoría de productos básicos agrícolas. Asimismo, es el único exportador principal de productos agroalimentarios que incluye alimentos procesados (CE, 2016a).

 

Dos de los desafíos principales a los que se enfrenta la agricultura en Europa son el cambio climático (AEMA, 2017c) y la ocupación de terrenos, es decir, la conversión de tierras, por ejemplo, a asentamientos e infraestructura (AEMA, 2017a). El cambio climático requiere la adaptación de las variedades de cultivo y provoca fenómenos meteorológicos extremos (para obtener más información sobre la adaptación climática, véase el trabajo de la AEMA en este ámbito o la plataforma Climate-ADAPT) y, por lo tanto, exige una gestión de riesgos exhaustiva. La ocupación de terrenos provoca la reducción de las tierras agrícolas en muchas regiones.

Tendencias clave

Pese a que el desarrollo del sector agrícola depende de muchos factores y de variaciones regionales en el sector, se pueden observar algunas tendencias clave a escala europea. La proporción total de tierras consideradas terrenos agrícolas está disminuyendo y el sector se ve afectado por la ocupación de terrenos, es decir la transformación a terrenos artificiales. Independientemente de esto, el número de explotaciones está decreciendo y el tamaño medio de las explotaciones aumentando.

Los tres factores —la ocupación de terrenos, la intensificación y la extensificación— conducen a la pérdida de tierras agrícolas de alto valor natural y a la reducción de las poblaciones de aves de los hábitats agrícolas.

En los últimos años, el sector agrícola se ha visto cada vez más afectado por los fenómenos climatológicos extremos. Las granizadas, las fuertes lluvias, las inundaciones y las sequías, provocadas por el cambio climático, han reducido los rendimientos (AEMA, 2017c).

Contexto político

El desarrollo del sector agrícola depende en gran medida de la Política Agrícola Común (PAC) de la UE (véase Köster, 2010). Desde su creación a mediados del siglo XX, la política agrícola de la UE ha tenido una fuerte dimensión económica. Sin embargo, durante los últimos cincuenta años se ha observado un cambio en el tipo de subvenciones concedidas y una transformación que ha ido de una primera política centrada en el sector a una política de desarrollo rural más integrada con medidas estructurales y agroambientales. En la actualidad, la PAC consta de dos pilares principales: el pilar 1, que incluye los pagos directos a los agricultores y las intervenciones del mercado, y el pilar 2, que financia los programas de desarrollo rural.

En el período 2010-2014, el porcentaje medio de subvenciones de la UE en la renta de los factores agrícolas[1] superaba el 35 % y el de los pagos directos a los agricultores ascendía al 28 %. Estas cifras iban desde más del 90 % (subvenciones totales) y alrededor del 45 % (pagos directos) en Eslovaquia hasta aproximadamente el 15 % y el 12 % en los Países Bajos (EPRS, 2017). La propuesta legislativa de la Comisión Europea para la PAC a partir de 2020 se publicó en junio de 2018. Procura orientarse más hacia el rendimiento, al tiempo que contempla la contribución a las metas y las ambiciones medioambientales y climáticas.

La producción agrícola también está enmarcada en otras políticas internacionales y de la UE, algunas de las cuales, como la Directiva sobre nitratos y la Directiva marco del agua, ya se reflejan en la arquitectura de la PAC. Asimismo, las políticas energéticas y climáticas, por ejemplo, también han impulsado el aumento del cultivo vegetal con fines energéticos en la última década (OCDE/FAO, 2017).

Además, el sector desempeña un papel importante a la hora de alcanzar los objetivos de la Estrategia de la UE sobre la Biodiversidad  y los objetivos de desarrollo sostenible  (ODS) de las Naciones Unidas.

Actividades de la AEMA

La AEMA colabora con otras organizaciones de la UE, por ejemplo, a la hora de recopilar un conjunto común de indicadores agroambientales (IAA). Los datos de la AEMA se utilizan en el seguimiento y la evaluación de la PAC, por ejemplo, a modo de aportación para la recopilación de algunos de los llamados indicadores de contexto. Con la participación en el servicio de vigilancia terrestre de Copernicus, la AEMA estudia oportunidades para utilizar cada vez más los datos de Copernicus para las evaluaciones agroambientales. Asimismo, procura satisfacer las necesidades del sector agrícola relativas a productos y datos de observación de la Tierra, por ejemplo, la aplicación de tecnologías agrícolas de precisión.

Además de colaborar estrechamente con otras organizaciones de la UE, la AEMA trabaja con los centros nacionales de referencia en el ámbito del medio ambiente y la agricultura. Estos centros constituyen una parte inherente de la Red Europea de Información y de Observación sobre el Medio Ambiente de la AEMA (Eionet), en la cual los treinta y nueve países de la AEMA están representados. También existen sinergias con la labor de otras organizaciones internacionales, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Asimismo, la AEMA colabora con la comunidad científica y con grupos de expertos, por ejemplo con equipos de proyectos financiados en el marco del programa Horizonte 2020.

Publicaciones recientes

El informe de la AEMA «Food in a green light» publicado recientemente aborda el consumo y la producción alimenticios desde el punto de vista de un sistema alimentario.



[1] La renta de los factores agrícolas mide la remuneración de todos los factores de producción (tierra, capital, mano de obra), independientemente de si son propiedad de la explotación o no. Representa el valor total generado por una explotación agrícola que se dedica a una actividad productiva y se define como el valor de la producción menos los costes variables, la depreciación y los impuestos sobre la producción, más las subvenciones para la producción. (Basado en la DG AGRI, 2017)

Contenido relacionado

Noticias y artículos

Datos relacionados

Visualizaciones de datos relacionados

Indicadores relacionados

Use of freshwater resources Use of freshwater resources Despite renewable water is abundant in Europe, signals from long-term climate and hydrological assessments, including on population dynamics, indicate that there was 24% decrease in renewable water resources per capita across Europe between 1960 and 2010, particularly in southern Europe. The densely populated river basinsin different parts of Europe, which correspond to 11 % of the total area of Europe, continue to be hotspots for water stress conditions, and, in the summer of 2014, there were 86 million inhabitants in these areas. Around 40 % of the inhabitants in the Mediterranean region lived under water stress conditions in the summer of 2014. Groundwater resources and rivers continue to be affected by overexploitation in many parts of Europe, especially in the western and eastern European basins. A positive development is that water abstraction decreased by around 7 % between 2002 and 2014. Agriculture is still the main pressure on renewable water resources. In the spring of 2014, this sector used 66 % of the total water used in Europe. Around 80 % of total water abstraction for agriculture occurred in the Mediterranean region.  The total irrigated area in southern Europe increased by 12 % between 2002 and 2014, but the total harvested agricultural production decreased by 36 % in the same period in this region. On average, water supply for households per capita is around 102 L/person per day in Europe, which means that there is 'no water stress'. However, water scarcity conditions created by population growth and urbanisation, including tourism, have particularly affected small Mediterranean islands and highly populated areas in recent years. Because of the huge volumes of water abstracted for hydropower and cooling, the hydromorphology and natural hydrological regimes of rivers and lakes continue to be altered. The targets set in the water scarcity roadmap, as well as the key objectives of the Seventh Environment Action Programme in the context of water quantity, were not achieved in Europe for the years 2002–2014.

Publicaciones relacionadas

Véase también

Geographic coverage

Acciones de Documentos
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos: