Se necesitan más medidas para proteger a los ciudadanos más vulnerables de Europa de la contaminación atmosférica, el ruido y las temperaturas extremas

Cambiar de idioma
Noticias Publicado 04/02/2019 Última modificación 16/04/2019
6 min read
Se necesitan medidas específicas para proteger mejor a las personas con menos recursos, a los ancianos y a los niños frente a peligros medioambientales como la contaminación atmosférica y acústica y las temperaturas extremas, especialmente en las regiones del este y del sur de Europa. Un informe publicado hoy por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) advierte de que la salud de los ciudadanos más vulnerables de Europa sigue viéndose afectada, de manera desproporcionada, por estos peligros, a pesar de las mejoras en la calidad medioambiental de Europa.

 Image © Elena Georgiou, My City /EEA

A pesar del éxito muy significativo de las políticas europeas a lo largo de los años en la mejora de nuestra calidad de vida y la protección del medio ambiente, somos conscientes de que se puede hacer más en el conjunto de la UE para garantizar que todos los europeos, independientemente de su edad, sus ingresos o su nivel educativo, estén adecuadamente protegidos frente a los peligros medioambientales a los que nos enfrentamos

Hans Bruyninckx, Director Ejecutivo de la AEMA

El informe de la AEMA «Exposición desigual y repercusiones desiguales: vulnerabilidad social frente a la contaminación atmosférica, el ruido y las temperaturas extremas en Europa llama la atención respecto a los estrechos vínculos entre los problemas sociales y los problemas medioambientales en el conjunto de Europa. La distribución de estas amenazas medioambientales y sus repercusiones en la salud humana son un fiel reflejo de las diferencias en los niveles de ingresos, desempleo y educación en el conjunto de Europa.

Aunque en las últimas décadas la política y la legislación de la UE han dado lugar a mejoras significativas en las condiciones de vida, tanto desde el punto de vista económico como de la calidad medioambiental, persisten las desigualdades regionales. El informe subraya que es necesario mejorar el vínculo entre las políticas sociales y medioambientales, así como la acción local para abordar con éxito cuestiones de justicia medioambiental.

«La Comisión Europea ha venido insistiendo que, en materia medioambiental, somos una Europa que protege. Esto se puede comprobar examinando cómo protegemos a las personas vulnerables, a las personas débiles y a las personas indefensas. La Agencia Europea de Medio Ambiente merece un elogio por este informe en el que se examina cómo las personas con menos recursos, los mayores y los muy jóvenes son quienes están más expuestos a la deficiente calidad del aire, al ruido excesivo y a las temperaturas extremas. El informe guía nuestros esfuerzos para garantizar que seamos una Europa que protege a todos», ha afirmado Karmenu Vella, Comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca de la UE.

«A pesar del éxito muy significativo de las políticas europeas a lo largo de los años en la mejora de nuestra calidad de vida y la protección del medio ambiente, somos conscientes de que se puede hacer más en el conjunto de la UE para garantizar que todos los europeos, independientemente de su edad, sus ingresos o su nivel educativo, estén adecuadamente protegidos frente a los peligros medioambientales a los que nos enfrentamos», ha declarado Hans Bruyninckx, Director Ejecutivo de la AEMA.

Exposure to PM2.5 mapped against GDP per capita, 2013-2014

Note: Exposure is expressed as population-weighted concentrations; mapped for NUTS 3 regions. 
Source: Based on ETC/ACM (2018a).

 

Annual number of cooling degree days (CDDs; 1990-2016 average) mapped against long-term unemployment (left) and proportion of people 75 years old or older (right), 2013-2014

Note: Number of cooling degree days per year is the 1990-2015 average. The long-term unemployment rate and the percentage of people 75 years old or older are classified using quantiles, i.e. five equal intervals. Mapped for NUTS 2 regions. 
Source: EEA based on the E-OBS dataset (updated from Haylock et al., 2008) and Eurostat.

Conclusiones principales

Contaminación atmosférica y acústica

  • Las regiones de Europa oriental (incluidas Polonia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía y Bulgaria) y las regiones del sur de Europa (incluidas España, Portugal, Italia y Grecia), donde los ingresos y el nivel educativo son inferiores y las tasas de desempleo superiores a las medias europeas, se han visto más expuestas a contaminantes atmosféricos, incluidos las partículas (PM) y el ozono troposférico (O3).
  • Las regiones más ricas, incluidas las grandes ciudades, tienden a tener, en promedio, mayores niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), principalmente por la elevada concentración del tráfico y de actividades económicas. No obstante, en estas mismas regiones, las comunidades más pobres tienden a estar expuestas a niveles locales más elevados de NO2.
  • La exposición al ruido está mucho más localizada que la exposición a la contaminación atmosférica y los niveles ambientales varían considerablemente en distancias cortas. El análisis ha detectado un posible vínculo entre los niveles de ruido en las ciudades y un menor nivel de ingresos de los hogares, lo que indica que las ciudades con poblaciones más pobres tienen niveles de ruido más elevados.

Temperaturas extremas

  • Las regiones del sur y del sudeste de Europa son las más afectadas por temperaturas más elevadas. Muchas regiones de Bulgaria, Croacia, Grecia, Italia, Portugal y España se caracterizan asimismo por un nivel de ingresos y educativo inferiores, unos niveles más elevados de desempleo y una mayor población de edad avanzada. Estos factores sociodemográficos pueden reducir la capacidad de las personas para responder a y evitar el calor y, por tanto, dar lugar a consecuencias negativas en términos de salud.
  • En algunas regiones de Europa, muchas personas no pueden calentar sus hogares de manera adecuada debido a la deficiente calidad de las viviendas y al precio de la energía. Como resultado, siguen produciéndose enfermedades y muertes relacionadas con la exposición a bajas temperaturas.

¿Qué se está haciendo para abordar el problema?

La Unión Europea (UE) en su conjunto ha hecho avances significativos en la reducción de la contaminación atmosférica en las últimas décadas, y los Estados miembros han aplicado diversas políticas de la UE para mejorar la adaptación al cambio climático. La política regional de la UE ha demostrado su eficacia para ayudar a abordar las desigualdades sociales y económicas. Algunas autoridades regionales y municipales están actuando de una manera proactiva en la reducción del impacto de los riesgos medioambientales en las personas más vulnerables de la sociedad.

  • La mejora de la ordenación territorial y la gestión del tráfico por carretera, como por ejemplo la introducción de zonas de bajas emisiones en los centros urbanos, están contribuyendo a reducir la exposición a la contaminación atmosférica y al ruido en las zonas en las que viven grupos socialmente vulnerables.
  • La prohibición de determinados combustibles para la calefacción de los hogares, como el carbón, también mejora la calidad del aire en zonas de bajos ingresos. Sin embargo, estas medidas deben combinarse con subsidios para que los hogares de bajos ingresos puedan cambiar a sistemas de calefacción más limpios.
  • Entre los ejemplos de medidas destinadas a proteger a los niños del ruido de aviones y carreteras caben destacar las barreras acústicas y estructuras de protección en las zonas de juego al aire libre.
  • Muchas autoridades nacionales y locales han puesto en marcha planes de actuación para mejorar la respuesta de emergencia para ayudar a las personas mayores y a otros grupos vulnerables durante olas de calor o de frío. Estos planes suelen complementarse con iniciativas comunitarias o de voluntariado.
  • La adaptación al cambio climático ayuda a prepararse a las olas de calor cada vez más frecuentes y extremas. En particular, más espacios verdes en los centros urbanos ayudan a reducir la temperatura, al tiempo que aportan beneficios para la salud y la calidad de vida de sus residentes.

Sobre el informe

La contaminación y otros peligros medioambientales suponen riesgos para la salud de todos, pero tienen un mayor impacto en algunas personas debido a su edad o a su estado de salud. La capacidad de las personas para evitar o hacer frente a estos riesgos también depende de sus ingresos, su situación laboral o su nivel educativo. El informe de la AEMA evalúa los vínculos entre las desigualdades sociales y demográficas y la exposición a la contaminación atmosférica, el ruido y las temperaturas extremas a diversas escalas en Europa.

Contenido relacionado

Noticias y artículos

Publicaciones relacionadas

Cifras justificantes

Temporal coverage

Acciones de Documentos
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100