El progreso en el cumplimiento de los objetivos climáticos y de energía para 2020 en Europa

Cambiar de idioma
Article Publicado 26/01/2018 Última modificación 31/01/2018
5 min read
La Unión Europea (UE) se ha comprometido a alcanzar diversos objetivos climáticos y energéticos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorar la eficiencia energética e impulsar el uso de fuentes de energía renovables. ¿Cómo supervisa la AEMA el progreso de los Estamos miembros de la UE a la hora de alcanzar estos objetivos? Le hemos pedido a Melanie Sporer, experta de la AEMA en mitigación del cambio climático y energía, que explique el papel de la Agencia en esta tarea. También ha explicado el progreso anual en el último informe “Tendencias y proyecciones”.
© Perry Wunderlich, NATURE@work /EEA

© Perry Wunderlich, NATURE@work /EEA

¿Por qué la AEMA realiza un informe de «Tendencias y proyecciones»? ¿Por qué es importante?

Nuestro informe anual de «Tendencias y proyecciones» es una parte importante de la monitorización de datos y presentación de informes que llevamos a cabo. Evaluamos el progreso de los Estados miembros y de la UE en su conjunto por lo que se refiere a la consecución de los objetivos climáticos y energéticos que han establecido. Entre ellos se incluyen, para 2020, una reducción del 20 % de los gases de efecto invernadero, un porcentaje del 20 % de fuentes de energía renovables en el consumo de energía final bruta y la consecución de un objetivo de eficiencia energética del 20 %.

El objetivo de la evaluación es mostrar el progreso actualizado de la UE en su conjunto y los Estados miembros individualmente a la hora de alcanzar los objetivos. Este ejercicio nos permite ver si se necesitan esfuerzos adicionales para alcanzar los objetivos para 2020, además de los objetivos a largo plazo establecidos para 2030 y años posteriores (2050). El informe recoge y analiza detenidamente todos los datos y la información sobre el progreso hacia los objetivos que deben recogerse en una evaluación de la UE. Desempeña un valioso papel no solo para los responsables de la política a nivel nacional y europeo, sino también para las ONG, los investigadores y el público si quieren evaluar el progreso y entender las distintas tendencias. El hecho de que los propios países informen de los datos (y después la AEMA los compruebe) también nos permite dirigirnos directamente a aquellos países que no están cumpliendo sus compromisos.

¿Cuáles son los elementos principales del informe de Tendencias y proyecciones de este año?

Los resultados más importantes del informe de este año son que la UE en su totalidad sigue tratando de cumplir los objetivos para 2020 en los tres ámbitos. Sin embargo, la perspectiva varía entre los Estados miembros. Además, si miramos hacia objetivos a más largo plazo y más ambiciosos, el informe deja claro que realmente debemos intensificar nuestros esfuerzos al respecto.

En materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la UE ya se encontraba por debajo del objetivo del 20 % en 2015 y siguió reduciendo las emisiones en 2016. Para estos años, observamos una reducción del 22 % y del 23 % respectivamente, en comparación con 1990.

En cuanto a la energía renovable, en 2015 y 2016 avanzamos lo suficiente como para adelantarnos a la trayectoria indicativa hacia el objetivo de un 20 % de energías renovables en el consumo final de energía. El uso estable de fuentes de energía renovables en el mix energético de la UE continúa y representa aproximadamente un 17 % en la totalidad de la UE. Si continuamos con el ritmo actual de uso de energías renovables, la UE alcanzaría el objetivo de 2030 del 27 % de uso de energías de fuentes renovables, pero existen algunas evidencias que muestran que el uso de energías renovables se ha ralentizado ligeramente en 2015 y 2016 en comparación con el ritmo medio registrado desde 2005. Sin políticas nacionales claras, puede ralentizarse aún más después de 2020.

Con respecto a la eficiencia energética, este año es un poco diferente. Entre 2005 y 2014 experimentamos una tendencia descendente en el consumo energético general. En 2015 y 2016, el consumo de energía aumentó ligeramente, lo que no implica que alterásemos la tendencia a largo plazo, pero debemos observar este desarrollo atentamente. Es importante que se tomen medidas adicionales para garantizar que la UE mantenga su trayectoria. Los Estados miembros deben consolidar sus esfuerzos para mantener bajo control el consumo de energía, sobre todo si el crecimiento económico actual continúa. También es una cuestión relacionada con el nivel de ambición. Los Estados miembros son libres de establecer sus propios objetivos nacionales, pero los objetivos nacionales en conjunto son menos ambiciosos que el objetivo adoptado a nivel de la UE. En otras palabras, el nivel de ambición general de los países no es lo suficientemente elevado actualmente como para alcanzar el objetivo de la UE.

¿Cuáles son en concreto los ámbitos difíciles en relación con la consecución de los objetivos?

Con respecto a la reducción de emisiones, los elementos que plantean problemas para los Estados miembros son lo que llamamos sectores no comerciales, como el transporte, la construcción y la agricultura. Estos son los sectores cuyas emisiones no están cubiertas el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE. Los Estados miembros tienen objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que cubren estos sectores, como se establece en la Decisión de reparto del esfuerzo. A pesar de la tendencia descendente general en los sectores no comerciales, las emisiones en el sector del transporte han venido incrementándose de nuevo durante los últimos años. Además, actualmente los Estados miembros solo prevén reducciones limitadas en las emisiones de la denominada Decisión de reparto del esfuerzo hasta 2030. Las mayores reducciones se esperan en el sector de la construcción.

¿Qué constituye la base del informe de «Tendencias y proyecciones»? ¿En qué otros ámbitos de estos objetivos para 2020 trabaja la AEMA?

En la AEMA realizamos muchos análisis de datos, incluidos los controles de calidad y la monitorización del progreso, a menudo en estrecha coordinación con la Comisión Europea. Publicamos indicadores que complementan las valoraciones. También creamos perfiles nacionales de clima y energía, que muestran gráficos comparativos país por país y el progreso en la consecución de los objetivos nacionales. La mayoría de los datos utilizados los proporcionan los Estados miembros siguiendo mecanismos de información de la UE.

También participamos en la revisión anual de las emisiones de gases de efecto invernadero de conformidad con la Decisión de reparto del esfuerzo (bajo la cual los Estados miembros tienen objetivos de emisiones para cada año entre 2013 y 2020). Cada año, la UE comprueba el cumplimiento por parte de los Estados miembros. La AEMA desempeña un papel importante en este proceso: coordinamos este ejercicio de revisión anual. No nos encargamos del cumplimiento, sino que preparamos los datos, los comprobamos y garantizamos que son coherentes y comparables. Se trata de un ejercicio de grandes dimensiones que llevamos a cabo junto con aproximadamente 22 revisores de distintos Estados miembros, entre enero y junio.

La Agencia también trabaja en otros informes relacionados. Tendremos un nuevo informe sobre energía renovable que se publicará pronto. Estos análisis también se reflejarán en nuestro informe insignia sobre el «Estado del medio ambiente en Europa», que se publicará en 2020.

 

Melanie Sporer

Experta de la AEMA en mitigación del cambio climático y energía

Entrevista publicada en el número 2017/4 del Boletín de noticias de la AEMA del 15 de diciembre de 2017

 

 

Contenido relacionado

Temporal coverage

Artículos
Menu
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
 
 
 
 
 
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100