Herramientas Personales

Notificaciones
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Frecuencia:3-4 correos/mes
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
Ícono de Twitter Twitter
Ícono de Facebook Facebook
Icono de YouTube Canal de YouTube
RSS Logo RSS Feeds
Más

Write to us Write to us

For the public:


For media and journalists:

Contact EEA staff
Contact the web team
FAQ

Call us Call us

Reception:

Phone: (+45) 33 36 71 00
Fax: (+45) 33 36 71 99


siguiente
anterior
elementos

Ir al contenidos . | Ir a navegación | Saltar a la navegación

Sound and independent information
on the environment

Usted está aquí: Inicio / Temas / Costas y mares / Costas y mares

Costas y mares

Cambiar de idioma
La actividad humana está provocando cambios medioambientales sin precedentes en los ecosistemas costeros y marinos. A escala mundial se está registrando un aumento de las presiones de la pesca, de la contaminación de fuentes con base en tierra y en el mar, de la urbanización, de la pérdida y la degradación de hábitats valiosos, y de las invasiones de especies no nativas. Es previsible que todos estos impactos se vean agravados por los cambios de las condiciones climáticas.

Europa está rodeada por cuatro regiones marinas: el Mediterráneo, el Mar Negro, el mar Báltico, y el Océano Atlántico Norte, que también incluye al Mar del Norte. Europa realiza asimismo numerosas actividades marítimas en el Ártico.

Las actividades humanas suelen estar concentradas en las regiones costeras menos capaces de asimilarlas y en las que los efectos adversos son más evidentes. Las principales amenazas para las zonas costeras de Europa son las siguientes: contaminación y eutrofización de las aguas, pérdida de biodiversidad, desarrollo urbano, y deterioro del paisaje y erosión costera.

Algunos datos de interés sobre los mares y las costas de Europa

  • La superficie marítimas bajo jurisdicción de los Estados miembros de la UE tiene mayor extensión que toda la superficie terrestre de la Unión Europea.
  • La Unión Europea tiene un litoral de 68 000 km, es decir, tres veces más extenso que el de los Estados Unidos y casi dos veces más extenso que el de Rusia. Con Islandia, Noruega y Turquía, países miembros de la AEMA, alcanza los 185 000 km.
  • Casi la mitad de población de la UE vive a menos de 50 km del mar, y la mayoría se concentra en áreas urbanas a lo largo de la costa. En 2001, 70 millones de personas, es decir, el 14 % del total de la población de la UE, vivía a una distancia máxima de 500 metros de la costa.
  • El mar constituye el destino de vacaciones preferido de Europa. el 63 % de los europeos que toman vacaciones eligen la costa como destino. Por ejemplo, se calcula que entre 8 y 10 millones de pescadores practican la pesca deportiva o recreativa, impulsando a una industria europea que factura de 8 a 10 000 millones de euros al año.
  • Se calcula que los activos económicos situados a una distancia máxima de 500 metros del mar tienen un valor de entre 500 000 y 1 000 000 millones de euros.
  • Está previsto que el gasto público de la UE destinado a la protección de la costa del riesgo de erosión e inundación alcance los 5.400 millones de euros al año en el periodo 1990-2020.

 

[Comisión Europea, 2006: Hechos y cifras clave sobre el mar (consultado el 27 de septiembre de 2010)]

Información sobre las costas y los mares

Regional sea characteristics

Características de los mares regionales

Entre los mares de Europa figuran el mar Báltico, el Mar Negro, el Atlántico Nororiental y el mar Mediterráneo. El Atlántico Nororiental incluye el Mar del Norte, así como el Ártico, el Mar de Barents, y el mar de Irlanda y el mar Celta, el Golfo de Vizcaya y las costas ibéricas.

El Báltico es un mar semicerrado que presenta un bajo nivel de salinidad debido a su restringido intercambio de agua con el Atlántico Nororiental y a la gran escorrentía de los ríos. Estas condiciones lo convierten en un mar especialmente vulnerable a la contaminación por nutrientes.

El Mar Negro, también semicerrado, es la mayor cuenca interior del mundo y tiene un intercambio restringido de aguas con el Mediterráneo. Sus aguas son anóxicas a profundidades entre 150 y 200 metros. Las salinidades de las aguas superficiales del Mar Negro se sitúan en un rango intermedio. Se cree que la mayor parte del Mar Negro alberga reservas de gas y petróleo y se están organizando exploraciones de ambos recursos.

El mar Mediterráneo también es un mar semicerrado con una elevada salinidad debido a los elevados índices de evaporación y a la reducida escorrentía de los ríos. Tiene un intercambio de agua restringido con el Mar Negro y el Atlántico. Es el mar con mayor diversidad biológica de Europa.

El Atlántico Nororiental abarca varios mares y un amplio gradiente climático. Es una zona altamente productiva que alberga las zonas pesqueras más valiosas de Europa y numerosos hábitats y ecosistemas únicos. Alberga, asimismo las mayores reservas de gas y petróleo de Europa.

La costa es la zona definida por la unión del suelo y el mar. En los 24 países costeros de la AEMA existen 560 000 km2 de zonas costeras, lo que representa el 13 % de la masa terrestre total de dichos países (según datos de Corine Land Cover de 2000).

El mar profundo y el fondo marino forman un amplio y complejo sistema vinculado al resto del planeta mediante el intercambio de partículas, energía y biodiversidad. El funcionamiento de los ecosistemas del mar profundo es crucial para los ciclos biogeoquímicos globales de los que dependen una gran parte de la vida terrestre, y la civilización humana. Se encuentra tanto en las aguas europeas como en las aguas internacionales del Atlántico y en el Océano Ártico. El mar profundo se considera generalmente el situado a profundidades superiores a los 400 metros.

Se ha observado degradación de los ecosistemas marinos y costeros en el mar Báltico, el Mar Negro, el Mediterráneo y el Atlántico Nororiental, así como en el Ártico. Las actividades que afectan al medio ambiente son consecuencia de la satisfacción de nuestras necesidades humanas inmediatas, pero repercuten sobre especies y hábitats que ha evolucionado durante millares, o incluso millones, de años, en ocasiones de manera irreversible.

Estas actividades guardan relación con las cada vez más elevadas densidades de población de las costas europeas, la pesca, la contaminación agrícola, los productos químicos industriales, el desarrollo turístico, la navegación, las infraestructuras para la energía renovable y otras actividades marítimas.

Problemas específicos:

  • Pese a las grandes mejoras en el tratamiento de las aguas residuales, la contaminación difusa por nutrientes procedentes de la agricultura sigue siendo un grave problema para el medio ambiente costero y marino; acelera el crecimiento de fitoplancton y puede provocar un agotamiento muy generalizado del oxígeno.
  • En determinados puntos de todos los mares de Europa, las concentraciones de algunos metales pesados y de contaminantes orgánicos persistentes en la biota marina rebasan los límites de los productos alimenticios. Aunque las grandes mareas negras accidentales son menos frecuentes, el vertido derivado de actividades habituales tales como el transporte y las refinerías sigue siendo significativo. Estas sustancias se acumulan en la cadena alimentaria.
  • Las especies invasivas se propagan a través de la navegación y la acuicultura y pueden acarrear consecuencias devastadoras para los ecosistemas y la sociedad. Se calcula que la pérdida económica anual provocada por las especies invasivas acuáticas rebasa los 100 000 millones de dólares a escala mundial.
  • La pesca no sostenible se practica en todos los mares de Europa, y supone una amenaza para la viabilidad de las existencias de pescados europeos. Prosiguen las prácticas pesqueras destructivas, como el arrastre de fondo. Se producen capturas parciales de peces, aves, mamíferos y tortugas, y los ecosistemas y los hábitats marinos sufren los impactos de los aparejos. La pesca puede alterar el ecosistema marino.
  • Si bien la protección de las especies y los hábitats marinos y costeros está mejorando gracias a la designación de espacios marinos y costeros en el marco de la red Natura 2000, ha sido un proceso lento y complejo. El estado de algunos hábitats costeros y de la mayor parte de los hábitats marinos todavía no se ha evaluado; el 22 % de los mamíferos marinos se encuentra en peligro de extinción.
  • El turismo, responsable del desarrollo urbano a lo largo del litoral mediterráneo, se está convirtiendo también en un factor de desarrollo en las costas del Mar Negro
  • El cambio climático está provocando un aumento de las temperaturas de la superficie del mar y del nivel del mar. Las especies marinas y costeras están cambiando sus distribuciones geográficas y estacionales en respuesta a estos cambios; la gestión de las pesquerías y los hábitats naturales tendrá que adaptarse, cada vez más, a estos cambios para asegurar la sostenibilidad medioambiental. El pH del océano seguirá disminuyendo a consecuencia del aumento de las concentraciones de CO2 en la atmósfera; los arrecifes de coral de los territorios europeos de ultramar, centros de biodiversidad, están amenazados por el aumento de las temperaturas y por la acidificación.

Políticas europeas

La resolución de los problemas medioambientales de las costas y los mares europeos exige una respuesta política que opere en los dominios políticos relacionados con el agua, la naturaleza, la contaminación, las pesquerías, el cambio climático y la planificación territorial. Tradicionalmente se han considerado dominios políticos independientes, pero con la adopción de la Directiva marco sobre la estrategia marina (DMEM) en 2008, se persigue una respuesta integrada: un enfoque de gestión que toma en consideración el ecosistema en su conjunto y fija el objetivo de la consecución de un buen estado medioambiental de numerosos aspectos medioambientales concretos. La DMEM está respaldada por la Directiva marco sobre el agua (DMA), que regula el estado ecológico de las aguas costeras y las aguas de transición tomando para ello en consideración los nutrientes, los productos químicos y la presión hidromorfológica, y por las directivas sobre hábitats y sobre aves, que fijan unos objetivos de conservación para determinadas especies de hábitats marinos y costeros.

Está previsto que los sectores marítimo, agrícola y turístico sigan creciendo; un importante objetivo de la DMEM de cara al futuro será el de velar por que dicho crecimiento sea sostenible medioambientalmente, por conducto de estrategias de gestión. Estas estrategias pueden respaldarse con la aplicación de unos principios de planificación acordes con la Gestión Integrada de las Zonas Costeras (GIZC) y con la Ordenación del Espacio Marítimo (OEM).

Aunque la DMEM fija un objetivo medioambiental para el estado de las existencias de pescados, la política pesquera común (PPC) regula todos los aspectos relacionados con la pesca. En 2012 se va a adoptar una nueva reforma.

Enlaces relacionados

  • La DMEM postula la consecución del buen estado medioambiental de numerosos elementos biológicos, entre ellos los peces, en las aguas marinas de aquí a 2020. Se espera que reduzca las cargas y los impactos de la contaminación en el medio marino.
  • La GIZC recomienda que las estrategias de desarrollo alcancen un desarrollo sostenible de las zonas costeras.
  • La OEM es un instrumento que respalda el desarrollo de estrategias para el uso sostenible del mar mediante la congregación de diversos usuarios del mar
  • La DMA postula el logro del buen estado ecológico o del buen potencial ecológico de los elementos biológicos y químicos en los estuarios y en las costas de la UE a más tardar en 2015, y se espera que reduzca las cargas y los impactos de la contaminación en los estuarios y las costas. Asimismo reducirá las presiones que ejercen los cambios hidromorfológicos.
  • La Directiva sobre los nitratos tiene por objeto reducir la contaminación por nitratos procedentes del suelo agrícola
  • La Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas tiene por objeto reducir la contaminación provocada por los trabajos de tratamiento de aguas residuales y por determinadas industrias
  • Las directivas sobre hábitats y sobre aves de la UE (véase la legislación de la UE sobre la naturaleza) conforman la piedra angular de la política europea sobre conservación de la naturaleza. La Directiva sobre hábitats se sustenta en dos pilares: la red Natura 2000 de lugares protegidos y el estricto sistema de protección de las especies.
  • La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) aborda esta amenaza a escala mundial. En su Protocolo de Kyoto se establecen objetivos obligatorios de emisión para los países desarrollados que lo hayan ratificado, como los Estados miembros de la UE. Más información sobre las políticas en materia de cambio climático.
Acciones de Documentos

Comentarios

¡Regístrese ahora!
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Actualmente contamos con 33191 de suscriptores. Frecuencia: 3-4 emails al mes.
Notificaciones de archivo
Síganos:
 
 
 
 
 
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100