Herramientas Personales

Notificaciones
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Frecuencia:3-4 correos/mes
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
Ícono de Twitter Twitter
Ícono de Facebook Facebook
Icono de YouTube Canal de YouTube
RSS Logo RSS Feeds
Más

Write to us Write to us

For the public:


For media and journalists:

Contact EEA staff
Contact the web team
FAQ

Call us Call us

Reception:

Phone: (+45) 33 36 71 00
Fax: (+45) 33 36 71 99


siguiente
anterior
elementos

Ir al contenidos . | Ir a navegación | Saltar a la navegación

Sound and independent information
on the environment

Usted está aquí: Inicio / Señales – El bienestar y el medio ambiente / Señales 2012 / Artículos / Rumbo a la sostenibilidad mundial

Rumbo a la sostenibilidad mundial

Cambiar de idioma
Cuatro décadas de políticas medioambientales han contribuido a forjar las instituciones que hoy permiten comprender mejor y atajar en consecuencia los problemas medioambientales. Transcurridos veinte años desde la «Cumbre de la Tierra» celebrada en 1992, los líderes de todo el planeta vuelven a reunirse en Río de Janeiro para renovar el compromiso mundial con la economía ecológica y con una mejor administración medioambiental a nivel mundial.
India

India  Image © Thinkstock

El primer encuentro de la comunidad internacional tuvo lugar en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano (Estocolmo, 1972) cuyo objeto era analizar conjuntamente las necesidades globales en materia de medio ambiente y desarrollo. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), del que en 2012 se celebrará el 40º aniversario, entró en vigor a raíz de dicha conferencia, a la vez que en muchos países de todo el mundo entraban en vigor ministerios consagrados al medio ambiente.

Por desarrollo sostenible no todos entienden lo mismo. Sin embargo, se mantiene válida una definición histórica de 1987 conforme a la cual sería «aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones» (informe de la Comisión Brundtland «Nuestro futuro común»). Por «necesidades» no se entienden únicamente intereses económicos, sino también los cimientos ambientales y sociales que sirven de sustento a la prosperidad mundial.

En junio de 1992, los responsables políticos de 172 países se reunieron en Río de Janeiro, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. Su mensaje era inequívoco: «introducir los cambios necesarios requiere, como mínimo, una transformación de nuestras actitudes y comportamientos». La Cumbre de 1992 marcó un giro decisivo a la hora de plantear con firmeza la problemática del medio ambiente y su evolución dentro de la esfera pública.

La «Cumbre de la Tierra» sentó las bases para muchos e importantes acuerdos internacionales relacionados el medio ambiente:

  • la Agenda 21: plan de acción para el desarrollo sostenible
  • la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo
  • la Declaración de principios para el manejo sostenible de los bosques
  • la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático
  • el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica
  • la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertificación


Al cabo de veinte años de la histórica cumbre de Río, una nueva conferencia internacional debatirá y decidirá el rumbo que haya de seguirse. La «Cumbre de la Tierra», prevista en 2012, será la cuarta y constituirá un nuevo jalón de la estrategia internacional en pos de un desarrollo sostenible. La economía ecológica y la gobernanza mundial en materia de medio ambiente presidirán los debates.

Hablo en nombre de más de la mitad de la población mundial. Somos la mayoría silenciosa. Nos habéis reservado asiento en esta sala, pero nuestros intereses no están sobre la mesa. ¿Qué hace falta para tomar parte en este juego? ¿Capacidad de presión? ¿Influencia empresarial? ¿Dinero? Lleváis negociando desde que estoy en este mundo, y en todo este tiempo, habéis incumplido compromisos, no habéis respetado objetivos y habéis roto promesas.

Anjali Appadurai, estudiante del Instituto College of the Atlantic, hablando en nombre de las organizaciones no gubernamentales juveniles el 9 de diciembre de 2011 en Durban (Sudáfrica).
Día de clausura de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima

La vía hacia la sostenibilidad no constituye en ningún caso un camino fácil ni despejado. La transición exige un esfuerzo colectivo y equitativo de los responsables políticos, las empresas y los ciudadanos. En ocasiones, corresponde a los responsables políticos ofrecer incentivos a la innovación o apoyar a las empresas respetuosas con el medio ambiente.

Otras veces son los consumidores quienes deben asumir los costes adicionales asociados a procesos de producción más sostenibles. Otro recurso en manos de los consumidores es reclamar un mayor compromiso de los fabricantes de sus marcas preferidas u optar por productos más sostenibles. A las empresas, por su parte, les correspondería el desarrollo de procesos de producción limpios y exportables a todo el mundo.

Problemas complejos, soluciones complejas

La complejidad de nuestras estructuras decisorias a nivel mundial es un espejo de la complejidad que rodea al propio medio ambiente. No es fácil dar con una solución que equilibre las iniciativas legislativas, las iniciativas del sector privado y las opciones en manos de los consumidores. Tampoco es fácil discernir cuál es el nivel correcto de actuación: si el nivel local o el nivel global.

La política ambiental se revela más eficiente cuando se decide y se ejecuta a diferentes escalas, y el «nivel correcto» varía en función de la temática concreta Tomemos, por ejemplo, el problema que plantea la gestión del agua. El agua potable es un recurso local sometido a presiones globales.

Copyright: Thinkstock

La gestión del agua en los Países Bajos, por ejemplo, está en manos de las autoridades locales, pero sujeta a la legislación nacional y europea. La gestión del agua en este país no solo debe tener en cuenta cuestiones de ámbito local o referidas a los países en los que el agua tiene su origen. Se prevé que el calentamiento global eleve el nivel del mar, por lo que los Consejos de Aguas de los Países Bajos deben empezar por trazar planes de actuación consecuentes.

La mayoría de las instituciones y las políticas mundiales en vigor, en particular el PNUMA, surgen porque las soluciones locales o nacionales no permiten atajar los problemas, y reinaba la convicción de que la coordinación internacional o mundial permitiría alcanzar mejores resultados. El PNUMA se creó a raíz de la Conferencia de Estocolmo, y después de que los participantes coincidiesen en que determinadas cuestiones ambientales podían tratarse más adecuadamente a escala mundial.

La necesidad de renovar el compromiso

Copyright: ShutterstockEl comercio mundial nos permite actualmente disponer de plátanos y tomates durante todo el año, así como de productos que incorporan elementos procedentes de todo el mundo. Esta conexión lleva aparejados múltiples beneficios, pero también comporta graves riesgos. La contaminación provocada por terceros puede terminar en nuestro propio jardín. La conexión significa que no podemos ignorar la responsabilidad que nos incumbe en la defensa del medio ambiente a nivel mundial.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) fue uno de los grandes hitos de la «Cumbre de la Tierra» celebrada en Río en 1992. La Convención tiene por objeto estabilizar el nivel de las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático. El éxito de muchos acuerdos internacionales, como la CMNUCC, depende del compromiso asumido por las partes. Por desgracia, si solo un limitado número de países la suscriben, resultará insuficiente para proteger el medio ambiente, aun cuando se respeten plenamente los principios de la economía ecológica.

La cumbre de este año brindará la oportunidad de renovar el compromiso mundial con la sostenibilidad. Todos, sea como ciudadanos, consumidores, científicos, empresarios, responsables políticos, debemos asumir la responsabilidad inherente a nuestro comportamiento y también a nuestra pasividad.

Extracto de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo

Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, 3-14 de junio de 1992, Río de Janeiro (Brasil)

  • Principio 1: Los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza.
  • Principio 2: De conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y los principios del Derecho internacional, los Estados gozan del derecho soberano a explotar sus propios recursos según sus propias políticas ambientales y de desarrollo, y la responsabilidad de velar por que las actividades realizadas dentro de su jurisdicción o bajo su control no causen daños al medio ambiente de otros Estados o de zonas que estén fuera de los límites de la jurisdicción nacional.
  • Principio 3: El derecho al desarrollo debe ejercerse en forma tal que responda equitativamente a las necesidades de desarrollo y ambientales de las generaciones presentes y futuras.
  • Principio 4: A fin de alcanzar el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente deberá constituir parte integrante del proceso de desarrollo y no podrá considerarse en forma aislada.
  • Principio 5: Todos los Estados y todas las personas deberán cooperar en la tarea esencial de erradicar la pobreza como requisito indispensable del desarrollo sostenible, a fin de mitigar las disparidades en los niveles de vida y responder mejor a las necesidades de la mayoría de los pueblos del mundo.

Para obtener más información

Geographical coverage

[+] Show Map

Acciones de Documentos
archivado en:

Comentarios

¡Regístrese ahora!
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Actualmente contamos con 32948 de suscriptores. Frecuencia: 3-4 emails al mes.
Notificaciones de archivo
Síganos:
 
 
 
 
 
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100