Herramientas Personales

Notificaciones
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Frecuencia:3-4 correos/mes
Suscripciones
Inscribirse para recibir nuestros informes (formato impreso y/o electrónico) y nuestro boletín electrónico trimestral.
Síganos:
Ícono de Twitter Twitter
Ícono de Facebook Facebook
Icono de YouTube Canal de YouTube
RSS Logo RSS Feeds
Más

Write to us Write to us

For the public:


For media and journalists:

Contact EEA staff
Contact the web team
FAQ

Call us Call us

Reception:

Phone: (+45) 33 36 71 00
Fax: (+45) 33 36 71 99


siguiente
anterior
elementos

Ir al contenidos . | Ir a navegación | Saltar a la navegación

Sound and independent information
on the environment

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Comunicados de prensa / Las pobres normas de ensayo europeas subestiman la contaminación atmosférica provocada por los automóviles

Las pobres normas de ensayo europeas subestiman la contaminación atmosférica provocada por los automóviles

Cambiar de idioma
Estándares inadecuados en los controles de contaminación son la causa de que se subestimen las emisiones contaminantes del aire producidas por los automóviles nuevos, y hay pruebas que indican que muchos propietarios de automóviles diesel agravan la situación al modificar el motor para aumentar su potencia, según advierte hoy la Agencia Europea de Medio Ambiente.

COMUNICADO DE PRENSA


Copenhague /Ámsterdam, 19 de octubre de 2004


Las pobres normas de ensayo europeas subestiman la contaminación atmosférica provocada por los automóviles


Estándares inadecuados en los controles de contaminación son la causa de que se subestimen las emisiones contaminantes del aire producidas por los automóviles nuevos, y hay pruebas que indican que muchos propietarios de automóviles diesel agravan la situación al modificar el motor para aumentar su potencia, según advierte hoy la Agencia Europea de Medio Ambiente.


Estos factores pueden ser unas de las razones por las que la contaminación del aire en las ciudades europeas no está disminuyendo rápidamente, según afirma la AEMA en un nuevo informe Ten key transport and environment issues for policy-makers (Diez aspectos clave para los responsables políticos sobre el transporte y el medio ambiente).


Por otra parte, dado que el ciclo de ensayo para vehículos nuevos no incluye el aire acondicionado o algún otro tipo de equipamientos con un elevado consumo energético, el progreso de Europa a la hora de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2, gas con efecto invernadero) de los automóviles, parece mayor de lo que es en realidad.


"Garantizar que los vehículos cumplen efectivamente los niveles de emisiones debería ser una prioridad", ha declarado la Profesora Jacqueline McGlade, Directora Ejecutiva de la AEMA, durante una conferencia de alto nivel del gobierno holandés sobre el tema de la movilidad sostenible celebrada hoy en Ámsterdam. La conferencia, que durará dos días, hará recomendaciones a la nueva Comisión Europea que entrará en funciones el mes próximo.


El informe de la AEMA y un documento de acompañamiento hechos público durante la conferencia muestran que el volumen de transporte crece aproximadamente al mismo ritmo que la economía, pese al objetivo de la Unión Europea de debilitar esta relación, lo que sigue intensificando las presiones sobre el medio ambiente.


Entre estas presiones se incluyen las emisiones crecientes de gases de efecto invernadero contribuyentes al cambio climático, debido a que las cuotas de transporte por carretera y aéreo siguen creciendo a expensas de modalidades de transporte menos intensivas en el uso de energía. También se incluyen las amenazas a la biodiversidad por la fragmentación o la perturbación de los hábitat salvajes a causa de las carreteras, ferrocarriles y aeropuertos.


Los esfuerzos por contrarrestar estas tendencias sólo logran, en el mejor de los casos, reducir su tasa de crecimiento.


Las mejoras en la tecnología de los vehículos están logrando reducir la contaminación del aire provocada por el transporte por carretera, pese al aumento de los volúmenes de tráfico. Las emisiones de contaminantes regulados (excluidos los procedentes de la aviación y la navegación marítima) descendieron un 24-35% entre 1990 y 2001 en los 31 Estados miembros de la AEMA.


Sin embargo, la contaminación del aire ocasionada por el transporte en las zonas urbanas todavía contribuye cada año a decenas de miles de muertes prematuras en toda Europa.


Los actuales ciclos de ensayo para vehículos nuevos no reflejan su comportamiento en condiciones reales de conducción, por lo que se subestiman las verdaderas emisiones. En el informe se explica cómo esto puede ayudar a explicar por qué la calidad del aire urbano no está mejorando con la rapidez que los datos sobre vehículos sugieren que debería hacerlo.


Los defectos de las normativas aplicables a los ensayos también indican que, mientras la industria europea del motor va a lograr cumplir el compromiso de reducir en una cuarta parte las emisiones de CO2 emitidas por coches nuevos entre 1995 y 2008, las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el aire acondicionado y otros equipamientos no incluidos en los ensayos podrían en realidad anular aproximadamente la mitad de la mejora.


Incluso con el compromiso de la industria del automóvil, está previsto que las emisiones globales de CO2 causadas por el transporte entre 1990 y 2010 se incrementen en un 25%, pero sin este compromiso el aumento sería del 35%.


Aproximadamente el 15% de la reducción en las emisiones de CO2 lograda hasta la fecha se ha debido al incremento de la cuota de mercado de los automóviles diesel, que consumen menos carburante que los de gasolina.


Pero la práctica de "trucar" los motores diesel para aumentar su potencia es causa de preocupación porque aumenta el consumo de combustible y las emisiones contaminantes. En un reciente informe se calcula que hasta la mitad de los nuevos coches diesel pueden haber sido modificados, y que estos cambios pueden multiplicar hasta tres veces sus emisiones, especialmente las de partículas peligrosas.


Una nota más positiva es el fuerte crecimiento que experimenta el uso de los biocombustibles, que son los obtenidos de cultivos y otro material orgánico, y que deberían ayudar al sector del transporte a limitar el aumento de emisiones de CO2. No obstante, es importante que los biocombustibles se fabriquen de tal forma que minimicen cualquier otro impacto negativo sobre el medio ambiente.


Otros mensajes clave del informe son:

  • La aviación es el modo de transporte con un crecimiento más rápido, y el impacto sobre el clima de sus emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero pronto superará el de los vehículos de pasajeros.
  • Las tarifas de tren y autobús aumentan con más rapidez que el coste ligado a la utilización de un vehículo particular, lo que confiere a éste una ventaja sobre el transporte público. El progreso en la reestructuración de los gastos de transporte es lento a la hora de reflejar los costes de las diferentes modalidades en términos del daño causado a las infraestructuras y al medio ambiente.
  • Las infraestructuras de transporte, en especial las carreteras y los trenes de alta velocidad, continúan su expansión y en consecuencia acentúan la fragmentación del paisaje. Optimizar el uso de las infraestructuras existentes mediante el cobro de un peaje o mediante una tasa aplicable durante horas de especial congestión de tráfico permitiría limitar este crecimiento.


El informe completo está disponible en http://reports.eea.europa.eu/TERM2004 y el resumen en http://reports.eea.europa.eu/briefing_2004_3/en

Nota para la redacción


El gobierno de Holanda, en su calidad de país que actualmente preside la Unión Europea, organiza la conferencia "Energy in Motion" ("Energía en movimiento") los días 19-20 de octubre. La conferencia emitirá sus conclusiones, que incluirán recomendaciones para el programa de trabajo de la nueva Comisión Europea, que entrará en funciones el 1 de noviembre. La página web de la conferencia es http://www.eu-conference2004.nl/start_pagina_EiM.html


Acerca de la AEMA


La Agencia Europea de Medio Ambiente es el principal organismo público en Europa dedicado a facilitar información medioambiental fiable e independiente a los responsables políticos y al público en general. En funcionamiento en Copenhague desde 1994, la AEMA constituye el eje central de la Red Europea de Información y Observación del Medio Ambiente (EIONET), una red de alrededor de 300 organismos de toda Europa a través de la cual recopila y difunde datos e información relacionados con el medio ambiente. La Agencia, que es un órgano de la UE, esta abierta a todos los países que comparten sus objetivos. En la actualidad, está integrada por 31 países miembros: los 25 Estados miembros de la UE, tres países candidatos a la adhesión a la UE (Bulgaria, Rumania y Turquía) e Islandia, Liechtenstein y Noruega. Suiza ha firmado un acuerdo de adhesión a la AEMA. Los Balcanes occidentales (Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Antigua República Yugoslava de Macedonia, Kosovo, Montenegro y Serbia) han solicitado su adhesión como miembros de la AEMA.




Geographical coverage

[+] Show Map

Acciones de Documentos

Comentarios

¡Regístrese ahora!
Reciba notificaciones en los informes y productos nuevos. Actualmente contamos con 33082 de suscriptores. Frecuencia: 3-4 emails al mes.
Notificaciones de archivo
Síganos:
 
 
 
 
 
Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA)
Kongens Nytorv 6
1050 Copenhague K
Dinamarca
PHONE +45 3336 7100